Blog

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Cuatro tendencias principales en tecnología de la educación para 2022 según observaciones del comportamiento del alumnado de Implika

Desde Implika hemos sido testigos de cómo el paso de la transformación digital en el ámbito educativo se ha visto acelerado inmensurablemente en los últimos dos años. Cada etapa formativa, desde las aulas de primaria a la educación superior, incluyendo la Formación Profesional y los Cursos de Especialización Profesional, han sufrido un cambio hacia las plataformas de aprendizaje online o basadas en la nube.  

Esta transformación no sólo ha trasladado al alumnado de las aulas a las pantallas, si no que ha puesto a prueba las ideas fundamentales que sostenían la formación hasta ahora.  

Hemos sido testigos de los desafíos presentados para aspectos antes dados por sentado, como los métodos pedagógicos, el control de asistencia, los sistemas de examen e incluso la socialización humana. 

Tal ha sido el cambio que es imposible evitar el sentimiento de que algunas novedades han llegado para quedarse. Y muchas vienen ligadas a las nuevas herramientas de tecnología de la educación que se han visto forzadas a desarrollarse a contra reloj debido a las circunstancias. 

Con las cifras de la industria de la tecnología educativa apuntando a un crecimiento hasta los 680 millones de dólares estadounidenses para 2027, desde organismos como Impika podemos asumir que estos cambios han dado pie a una modificación permanente en la relación entre los estudiantes adultos y los proveedores educativos; siendo estos últimos responsables de contar con las herramientas actuales y adecuadas para satisfacer sus necesidades. 

Principales tendencias en el consumo de recursos educativos que se observan en el alumnado de Implika

Desde el punto de vista optimista, podemos celebrar el hecho de que la calidad de la oferta formativa disponible para nuestro alumnado en 2022 deja de estar limitada por la ubicación de éste y el tiempo con el que cuenta para ir a clase. 

Con todo esto, y tras observar la evolución de las preferencias de los estudiantes de Implika a lo largo de estos años, podemos identificar una serie de tendencias relacionadas con las nuevas tecnologías que seguirán marcando el camino del sector educativo de ahora en adelante. 

Educación en remoto

La pandemia sólo ha ayudado a acelerar una tendencia que ya se observaba con anterioridad:  el desarrollo por parte de centros educativos de diversas tipologías, de un sistema de aprendizaje remoto. 

La previsión de la industria EdTech que apunta a que el mercado de servicios de enseñanza online y e-learning crecerá un 15% anualmente entre 2020 y 2025 hasta los 50 billones de dólares, nos marca un camino muy claro. 

Demuestran que las metodologías de estudio online e incluso híbridas como las desarrolladas por Implika, seguirán siendo las escogidas por el alumnado del futuro.  

Esto se debe, de una manera más subjetiva, a que estas metodologías ofrecen la oportunidad de estudiar titulaciones y especializaciones que no se imparten de manera local y permiten la compatibilización con otras obligaciones como el trabajo o las responsabilidades familiares. 

Además, estudios como el realizado por IBM apuntan a que el aprendizaje remoto será una opción popular también en el ámbito laboral. Los resultados muestran que con el e-learning, los empleados son capaces de asimilar cinco veces más información, a un tercio del coste que con la educación presencial.

 Aprendizaje continuo

El sistema educativo desarrollado hasta el momento fue diseñado para un mundo en el que se esperaba que la población joven estudiara para un “empleo para toda la vida”. Las oportunidades de aprendizaje estaban restringidas a aquellas materias que pudieran ser impartidas en lugares a los que los estudiantes sólo podían acudir de forma presencial y la etapa de educación formal se comprimía en los primeros 20 años de vida. 

Hoy en día, el panorama laboral es completamente diferente al que vivieron las generaciones que nos preceden, y el ritmo al que avanza la tecnología significa que las habilidades pueden quedar obsoletas en un lapso muy breve de tiempo. De hecho, se calcula que el 65% de los niños de hoy trabajarán en empleos que aún no existen 

Es por ello, que desarrollar nuevas competencias de manera regular y actualizar las que ya se poseen es una estrategia vital para el éxito laboral, creando una necesidad a la que habrá que dar respuesta cada vez más en los próximos años. 

Los centros de formación enfocados a la educación adulta como Implika ya se mueven hacia un modelo educativo continuo, desarrollando formaciones destinadas a renovar conocimientos y ganar nuevas especializaciones, y los datos lo demuestran. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos informaba de que más del 55% de los adultos de Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia habían participado en una formación relacionada con su carrera laboral en los últimos 12 meses. 

Esfuerzo en el desarrollo personal

Recientemente la educación ha dejado de enfocarse sólo en la enseñanza fundamental y se añaden cada vez más aspectos orientados al empoderamiento de los estudiantes, trabajando en el desarrollo personal. 

Es por ello que podremos ver una tendencia hacia tecnologías, como puede ser el campus online de Implika, diseñadas para simplificar la experiencia de usuario y hacer los elementos más prácticos y orientados a una interactividad más realista. 

Nano-aprendizaje

En 2015, un estudio realizado por Microsoft concluía que la capacidad de atención media del ser humano en internet rondaba los ocho segundos. Hoy en día, con el auge de las redes sociales y la naturaleza de su contenido, muchos apuntan a que ese tiempo se ha visto reducido considerablemente. 

Es por ello que una de las tendencias que observaremos es el Nano-aprendizaje, o Nano-learning. Concepto que consiste en reformular la información en lecciones en miniatura para consumir exactamente cuándo y dónde se necesiten. 

Creando contenido que puede completarse en semanas o meses, los nuevos métodos de aprendizaje estarán diseñados para encajar en las complejas realidades del alumnado que busca la manera de compaginar la educación en estas. 

Hoy en día, podemos observar los inicios de esta tendencia en las aulas de Implika con la alta aceptación y uso de la división del contenido en módulos o la transformación del contenido escrito en podcast escuchables, diseñados para que los alumnos tengan la libertad de consultar el contenido cuándo y dónde lo necesiten.  

¿Qué significará esto para Implika?

La industria Edtech es una industria en maduración que presentará retos para aquellos involucrados con ella de una manera u otra.  

Es imposible señalar cuál será la tendencia que cambiará para siempre la forma en la que entendemos la educación. Puede que surja de un avance tecnológico concreto que aún no podemos ni imaginar, o que se forme de manera progresiva como respuesta a las necesidades de nuestros estudiantes.  

Lo que sí tenemos claro desde Implika es que para poder cumplir con el compromiso que adoptamos con cada uno de nuestros estudiantes, será crucial continuar poniéndoles en el centro para poder seguir dando respuesta a todas sus necesidades, pues serán estas las que marcarán las tendencias de este y otros muchos sectores. 

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Implika denuncia la brecha de género en formaciones STEM

El último informe publicado  por el Ministerio de Educación, “Igualdad en Cifras MEFT 2021”  evidencia  la brecha de género que existe en las titulaciones STEM (science, technology, engineering and mathematics) dentro de la Formación Profesional, tal y como venimos anunciando desde Implika hace tiempo.

Durante el curso 21-22 sólo el 10% de las matriculaciones en STEM fueron solicitadas por mujeres, algo que pone de manifiesto que la tecnología sigue sin despertar el interés suficiente para el género femenino.

Muchas de las profesiones que existen actualmente desaparecerán en los próximos años, se calcula que el 65 % de los estudiantes que ahora empiezan Educación Primaria desempeñarán un trabajo que todavía no ha sido inventado. El último informe de la consultora internacional Randstad sobre tendencias de talento señala que el 85 % de los puestos que se crearán relacionados con las nuevas tecnologías en la próxima década aún no existen.

Implika denuncia la falta de referentes científico-tecnológicos femeninos

Dentro de los factores que consideramos que determinan la situación actual se encuentran:

  • Falta de divulgación sobre estas disciplinas  y la visibilización de “role models” femeninos para romper estereotipos.
  • Sensibilidad del profesorado y orientación vocacional, así como el contexto social referido a las formaciones STEM.
  • Infravaloración de la Formación Profesional.

Empleo y sueldo

A pesar de que según los últimos datos las estudiantes se decantan por las formaciones en marketing, educación y sanidad, es en las profesiones STEM donde la empleabilidad es notablemente superior y la remuneración también. Por eso, Implika denuncia la falta de iniciativas que, desde las primeras etapas  educativas, promuevan un cambio de paradigma, así como el posicionamiento de la FP como la opción destacada que es para cubrir las necesidades actuales y futuras del mercado laboral.

Implika denuncia la falta de soluciones para acabar con la brecha de género en formaciones STEM

Es un hecho  que más  de la mitad de la población mundial debe afrontar mayores dificultades para acceder a una formación de calidad o para tener la oportunidad de desempeñar profesiones científico-tecnológicas. Es un problema lleno de aristas en el que todos debemos involucrarnos en pro de  crear una sociedad más justa e igualitaria.

Formaciones Tecnológicas Implika

En ocasiones no existe la posibilidad de acceso a un Grado en Tecnología por haber llevado un itinerario formativo incompatible, sin embargo, en Implika se ofrece la posibilidad de preparar el acceso al Grado Superior en Tecnología.

Técnico Superior en Animaciones 3D, Juegos, Entornos Interactivos

Si te decides a estudiar este Grado Superior, alcanzarás destreza y conocimientos especializados para diseñar y desarrollar todos los aspectos que intervienen en la creación de un videojuego utilizando programas de última generación como Unity 3D o Unreal Engine. Tras acabar tu formación, estarás capacitada  para llevar a cabo el diseño y desarrollo de todos los aspectos que intervienen en la creación de un videojuego. Serás capaz de llevar a cabo el modelado en 2D y 3D de escenarios y personajes, texturizar y crear elementos de animación.

También podrás participar en los procesos de narrativa y creación de la historia, y desarrollar proyectos de realidad virtual y realidad aumentada.

Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma

Después de todos los conocimientos adquiridos, estarás capacitada para desarrollar aplicaciones multiplataforma con acceso a bases de datos utilizando lenguajes, librerías y herramientas adecuados a las especificaciones del cliente y siempre cumpliendo los estándares de calidad y privacidad vigentes.

Podrás desarrollar interfaces gráficos de usuario interactivos y con la usabilidad adecuada, empleando los componentes visuales más adecuados, serás capaz de desarrollar aplicaciones para teléfonos, PDA y otros dispositivos móviles empleando técnicas y entornos de desarrollo específicos.

Máster en Realidad Aumentada, Mundos virtuales, y Gamificación online

El requisito principal para tener acceso a esta formación es que seas creativa y una apasionada por el mundo de los videojuegos, ya que crearás tu propio proyecto desde 0 y sin necesidad de conocimientos previos en programación.

En Implika estamos comprometidos para acabar con la brecha de género en las formaciones STEM. Contacta con nosotros y te orientaremos sobre la profesión tecnológica más adecuada para ti.

Equipo de Redacción de Grupo Implika.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Implika: Tendencias sobre el empleo y las nuevas generaciones

Un reciente informe de Infojobs anunciaba que con 236.661 vacantes de empleo ofertadas en septiembre, superamos por primera vez las cifras preCovid. Adentrados en el último trimestre de 2021, es imposible no preguntarse qué nos traerá 2022 en términos de formación y empleo. 

De acuerdo con Amdocs, empresa de software y proveedor de servicios estadounidense, el próximo año romperá con las normas establecidas hasta el momento en cuanto a la permanencia de los trabajadores en las empresas se refiere. 

Con el trascurso de los años, vivimos un cambio generacional que abre paso a que las generaciones millennial (nacidos entre 1982 y 1995)  y zentenial (nacidos entre 1996 y 2012 ) ocupen un porcentaje cada vez más alto del mercado laboral.  Asimismo, son los trabajadores entrevistados de estas generaciones los que, en dicho informe, expresaron una mayor intención de dejar sus trabajos a tiempo completo; representando un 58% del total. 

Desde la Agencia de Colocación de Implika también se observa una gran participación de las generaciones mencionadas entre la población ocupada y/o en búsqueda activa de empleo. 

A partir de estos datos solo podemos deducir que a medida que vayan tomando el relevo, la visión de estas nuevas generaciones en cuanto a prioridades laborales hará que cambien las reglas en el sector del empleo. 

Esta entrada en la nueva normalidad con tasas de recuperación del mercado laboral y el cambio de mentalidad de un agente tan importante del juego como lo son los trabajadores, sientan un precedente para aquellos situados entre la espada y un cambio de carrera profesional. 

Oferta formativa especializada y de calidad como apoyo de la decisión. 

Quienes tomen la decisión de abandonar su trabajo actual en 2022 lo harán en el mejor año hasta el momento debido a la gran oferta de formación con la que contarán.  

En la última década se ha desarrollado tanto el ámbito educativo que hoy en día se da respuesta a las necesidades formativas de manera casi personalizada, ofreciendo cursos enfocados a nicho que permiten y fomentan una alta especialización de sus alumnos. 

Esta amplitud de opciones formativas, tal y como hemos observado en los datos aportados para las matriculaciones de Implika, hace que tanto aquellos que ya cuentan con una titulación universitaria como los que no, no necesiten cursar 4 años de estudios para poder acceder a un sector laboral nuevo o reciclarse en el suyo. 

Debido a la pandemia, estudios de todo tipo como la Formación Profesional o los cursos profesionales han adoptado las modalidades de estudio online y semipresencial y ajustado sus contenidos para poder ser cursados a través de plataformas digitales. Esto ha abierto un mundo de posibilidades a aquellos trabajadores a tiempo completo que desean compaginar sus estudios con su principal fuente de ingresos. 

Cursos profesionales como motor de cambio para alumnos de Implika 

Los cursos profesionales, muy populares entre los alumnos de Implika y consistentes en una combinación de formación teórica y práctica, son una opción muy elegida por aquellos que buscan cambiar de empleo o especializarse dentro de su sector y desean hacerlo con un acceso rápido al mercado laboral. 

En cuanto a tendencias, los efectos de la crisis causada por el covid-19 han sido positivos en el sector comercial debido al disparo en el número de compras realizadas por internet. Esto hace que, por ejemplo, aquellos trabajadores que decidan cambiarse a un sector con mayor salida laboral que el suyo, puedan hacerlo en poco tiempo gracias a esta tipología de formación.  

Formación profesional 

Aunque es una elección a la que se debe entrar con miras de medio o largo plazo debido a su duración mínima de 2 años, es una opción cada vez más popular entre titulados universitarios que buscan un acceso más rápido y seguro al mercado laboral y empleados a tiempo completo que buscan un cambio de sector. 

Teniendo en cuenta los datos del informe mencionado, los resultados registrados por el observatorio de empleo de Implika, y el auge en la demanda de profesiones STEM, todo indica a que un porcentaje considerable de aquellos que decidan escoger la Formación Profesional como cambio de carrera profesional optarán por esta rama de estudios.  

Cabe destacar que los titulados de estas formaciones tienen una gran demanda por parte de las empresas dejándonos titulares como el de La Voz de Galicia que dicen “Necesitamos con urgencia miles de programadores, un empleo de futuro”. 

Con todo esto, podemos asumir que el 2022 y los próximos años vendrán cargados de un cambio en la percepción del empleo facilitado por el continuo esfuerzo en la mejora de la calidad y variedad de la oferta formativa de nuestro país. 

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Análisis de los retos de la digitalización para organizaciones como Implika

Los cambios causados por la pandemia le han dado el empujón que le faltaba a la digitalización de nuestra sociedad. Vivimos una nueva normalidad permanente en todos los ámbitos, pasando por los hábitos de consumo y las metodologías de trabajo, hasta las formas de disfrute de la vida social y la cultura. 

Lo que hace año y medio parecía fruto del futuro, hoy es casi pasado.  

Las nuevas tecnologías nos proporcionan un punto de apoyo para desarrollarnos como sociedad, no sólo con elementos tangibles como las herramientas digitales, sino que amplifican oportunidades que serían imposibles de otra manera. 

Por muchos quebraderos de cabeza que nos haya dado el e-learning con su normalización tan repentina durante la pandemia, no podemos negar que ha abierto una gran puerta para aquellos que por tiempo, medios o circunstancias personales, no podían compaginar sus vidas con una educación presencial tradicional. 

Al fin y al cabo, son aquellos jóvenes y adultos que deciden continuar su educación quienes sostienen el futuro en sus manos. Nunca sabemos quiénes serán los próximos M. Curie, N. Tesla, A. EarhartA. Einstein, por lo que cuanto más diversifiquemos la educación, dando opciones de acceso a toda aquella persona que lo desee, más completa será la sociedad que nos suceda. 

Renovarse o morir

En los 12 años de andadura del grupo Implika, y en el ámbito educativo en general, hemos vivido la consolidación de internet como parte de nuestras vidas. Un camino en el que ha sido indispensable renovarse y adaptarse a las necesidades de nuestros alumnos. 

Sin ir más lejos, una muestra de ello es la diversificación y ampliación de la oferta de formación para dar respuesta a las necesidades del mercado laboral. Hace unos años no podríamos haber imaginado que las profesiones STEM (Science, Technology, Engineering, and Mathematics), antes reservadas para entusiastas de los ordenadores, se convertirían en una de las formaciones más demandadas. 

Gracias a la digitalización que mencionaba, somos capaces hoy en día de ofrecer formaciones accesibles y acordes con las necesidades actuales como lo pueden ser los cursos de Formación Profesional como Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, Técnico Superior en Animaciones 3D, Juegos, Entornos Interactivos o Técnico en Sistemas Microinformáticos y Redes. 

Con opciones como cursar una FP, curso profesional o pruebas libres de manera online adaptada al ritmo y vida de cada persona, eliminamos la barrera de entrada que se imponía hasta ahora con la necesidad de cumplir con los requisitos rígidos de la asistencia al aula de manera presencial, y damos paso a una especialización más universal. 

Implikación a través de las nuevas tecnologías 

Este 2021 dábamos un paso más allá en nuestro compromiso con nuestros alumnos y lanzábamos un campus virtual de última generación para centralizar la educación y la relación con nuestros tutores en una plataforma accesible desde cualquier punto del planeta con conexión a internet. 

De esta manera, exprimimos al máximo las oportunidades que nos da esta digitalización para convertirnos en un apoyo constante en el proceso de estudio gracias, por ejemplo, al acceso a los tutores de Implika mediante los mensajes instantáneos que sustituyen, para aquellos que lo deseen, a ese esperar turno fuera del despacho del profesor que tantos hemos vivido en la educación offline. 

Como analizaba en el artículo anterior de este blog, para que la formación sea efectiva se debe buscar dar respuesta a las necesidades del mercado laboral. Por ello, tratando de predicar con el ejemplo, hemos considerado imprescindible aprovechar el lanzamiento de este campus virtual de Implika para dar una vuelta de tuerca al trabajo en materia de empleabilidad

Al igual que con el sistema de mensajes de directos entre otros, se pone a disposición del alumnado unos módulos exclusivos para trabajar en una inserción laboral fluida y ágil a través habilidades como las “soft skills” o conocimientos de idiomas. 

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

La importancia de la empleabilidad como objetivo final de la formación

Hemos hechos grandes avances desde los inicios de la educación con los primeros libros de texto redactados en escritura cuneiforme en el año 2.000 A.C, pasando por el renacimiento y la sed de conocimiento del antiguo continente, hasta los primeros 20 años de este siglo donde las tendencias educativas ponen en el centro la personalización del aprendizaje del alumno, integrando al profesor, al currículo y al contexto dentro del proceso y dando paso al uso de las nuevas tecnologías como herramientas principales. 

Desde entonces, los logros en materia educativa son muchos y cada paso que se ha dado hacia delante tiene un valor incalculable. Pero seguimos manteniendo un compromiso con los alumnos del presente y del futuro, por lo que la formación y sus contenidos no pueden dejar de evolucionar.  

Hoy en día, en una sociedad que ya cuenta con unas bases sólidas en materias de educación, es hora de permitirnos el lujo de volvernos exquisitos -si se me permite el uso de la palabra-, y refinar los requisitos en cuanto a calidad de la educación. 

Como llevamos tiempo viendo, la Formación Profesional es cada día una opción más elegida y aceptada en los hogares de nuestro país. Tanta es la evolución y el cambio que ha sufrido la FP, que el pasado año las empresas han demandado más candidatos con titulación de Técnico y Técnico Superior que graduados universitarios. 

Pero esto no se ha conseguido del día a la mañana ni es una cumbre a olvidar una vez conseguida. Estos datos optimistas deben servir de indicador y piedra de apoyo para reforzar aquello que se está realizando correctamente. 

En este caso, si queremos seguir aportando a la sociedad una vía más rápida y segura al mercado laboral, es necesario seguir uniendo esfuerzos en una formación orientada a la empleabilidad. 

Las habilidades blandas, el siguiente paso en una formación con foco en la empleabilidad 

Para saber qué es lo que necesitan tener nuestros alumnos a la hora de enfrentarse al mercado laboral no podemos mirar en otro lado que no sea en el jugador clave en esta parte del ciclo; el tejido empresarial. 

Son las empresas participes de este las que viven la actualidad de primera mano y tienen la llave para identificar las necesidades del aquí y ahora. 

Según la Asociación para el Desarrollo del Talento, anteriormente denominada Sociedad Americana de Capacitación y Desarrollo, cuyo objetivo es la ayuda a aquellos agentes que desarrollan talento en el lugar de trabajo, existen unas habilidades claves para la formación con vistas a la empleabilidad. 

Muchas de ellas, sorprendentemente, están más relacionadas con las denominadas “soft skills” o habilidades blandas que con un requerimiento de conocimientos técnicos específicos. 

Habilidades comunicativas

Las habilidades o competencias comunicativas son aquellas relacionadas con los procesos lingüísticos que desarrollamos durante nuestra vida para ser capaces de participar eficientemente y desenvolvernos con destreza en la cultura y ámbito social. 

Aplicado al ámbito educativo, podemos centrar el concepto alrededor de las capacidades que tiene una persona para escribir, leer, hablar y escuchar. Además, viviendo en la era digital, estas habilidades tienen que ser transversales a la comunicación tanto en persona como a través de las herramientas digitales.  

Para ser capaz de cumplir esta necesidad, la formación debe adaptarse a las nuevas tecnologías y proporcionar a los alumnos plataformas donde practicar y mejorar ambos aspectos de esta “soft skill”

Ejemplos concretos de medidas para fomentar el ejercicio de las competencias comunicativas en el caso de la Formación Profesional se pueden observar en las metodologías de aprendizaje online o semipresencial y las tareas de entrega obligatoria de sus evaluaciones continuas.  

Con estas pruebas de evaluación continua, se requiere que los estudiantes pongan en práctica su comprensión lectora y expresión escrita, a la vez que establecen una relación en la que deberán escuchar y expresarse correctamente con su tutor/a.  

Finalmente, se establece en segundo plano una relación con entornos virtuales como los campus virtuales donde se refuerzan las habilidades digitales de los alumnos.  

Inteligencia emocional y autogestión del tiempo

Por otro lado, la inteligencia emocional y autogestión del tiempo son habilidades que cobran gran importancia como consecuencia del cambio de los ambientes laborales hacia espacios más colaborativos donde el trabajo en equipo prima sobre el individualismo. 

En una era donde cada día más empresas adoptan modelos de trabajo como el Agile o SCRUM, muy ligados con el trabajo en grupo y la comunicación fluida, es imprescindible preparar a nuestros estudiantes para saber sacar el máximo partido a estas habilidades. 

Para ello, durante la etapa formativa debemos enfocarnos en un desarrollo de competencias como la autoestima, la motivación y el trabajo por objetivos o las capacidades de planificación. 

En este caso y a riesgo de sonar redundante, vuelve a entrar en juego el modelo de estudio online o semipresencial basado en trabajos con fechas de entrega cerradas. 

Con estas entregas o tareas se consigue que los alumnos empiecen a desarrollar sus habilidades de autogestión del tiempo y capacidades de planificación desde el primer día de formación. 

Al depender sólo de sí mismos (ya sea individualmente o en equipos) para completar las pruebas de evaluación, los estudiantes ejercitan la motivación y autoestima que tan beneficiosas serán el día que deban incorporarse a un ambiente laboral dinámico donde dependerá de ellos mismos para cumplir las entregas y objetivos impuestos. 

Es importante suplir la salida del mercado laboral de talento senior altamente cualificado por jubilaciones mediante la incorporación de jóvenes empleables capacitados para ocupar su lugar. 

Por ello, seguir mejorando la empleabilidad de estos, y por tanto seguir colaborando con el correcto funcionamiento de la economía del país, debe ser una de las principales prioridades en el ámbito educativo. 

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Por qué 2021 es el año de la FP

Son muchos los periódicos que han recogido este inicio de curso el fenómeno causado por el auge de la Formación Profesional como opción preferida en los hogares de nuestro país. 

El esfuerzo continuo que se realiza en la mejora y actualización de este modelo formativo, sus contenidos y metodologías, ha llevado a lo que podríamos considerar la cumbre de la FP hasta el momento. Una situación que, de haberla escuchado hace una década, habría sonado a imposible. 

Pero no es de extrañar que haya llegado un momento en el que tanto los jóvenes como sus círculos hayan comenzado a apreciar la Formación Profesional como una salida rápida y segura hacia el futuro laboral que desean.  

Tal ha sido el cambio en las preferencias en la elección de educación postobligatoria, que este año se ha producido un “boom” en la FP que ha llevado a que la oferta de plazas se haya visto superada con creces por la demanda. 

Origen del boom 

Como mencionaba anteriormente, la formación profesional ha pasado de ser una opción para aquellos que no se veían capaces de cursar una titulación universitaria a ser la opción preferida por muchos, incluyendo titulados universitarios que buscan un cambio de sector o una inserción laboral más rápida y segura.  

De hecho, en los últimos años se ha podido observar cómo el número de estudiantes matriculados en FP en nuestro país no ha parado de subir.

En el curso 2019-2020 se registró un aumento del 18,6% respecto al lustro anterior en las matriculaciones, llegando casi a los 900.000 alumnos de FP. Y en el curso pasado, 2020-2021, la pandemia no hizo otra cosa que consolidar esta tendencia al alza de la formación profesional, aumentando el número de matriculaciones en más de 16.000 estudiantes. 

Si observamos lo acontecido en el caso de la comunidad de Madrid y Cataluña, donde 25.000 y 20.000 alumnos respectivamente se han quedado a las puertas de su titulación elegida, podemos asumir que esta tendencia de crecimiento que ha hecho pico este año aún tiene mucho camino por recorrer en el futuro. 

La nueva Ley de la FP 

Por su lado, la luz verde a la Ley de Formación Profesional no hará más que proveer con un punto de apoyo a la FP para catapultarse a la cabeza de la lista de opciones preferidas por los jóvenes a la hora de elegir educación postobligatoria. 

Esta ley que viene acompañada de unos 2.000 millones de euros propone entre otras medidas la integración la FP del sistema educativo y la FP para el empleo. Además, acelera la inserción laboral adelantando el contacto con la empresa al primer trimestre e incluyendo que se deba cursar entre el 25% y el 50% de las materias en la compañía, en lugar del centro de formación como se venía haciendo hasta el momento. 

El fomento de esta inserción laboral temprana junto con la falta actual de profesionales en muchos sectores, va a crear un ecosistema muy favorable para los estudiantes y titulados en FP que no va a hacer otra cosa que reforzarse en los próximos años. 

Camino seguro a la inserción laboral 

De acuerdo con los datos del informe de Infoempleo y Adecco sobre empleabilidad y Formación Profesional más reciente, la FP se ha convertido durante el último año en la formación más demandada por las empresas de nuestro país.  

Este año la Formación Superior ha desbancado por primera vez a la formación universitaria alcanzando un 41,3% en las ofertas de empleo que solicitaban profesionales en posesión de Ciclo Formativo de Grado Medio o Superior en FP frente al 38,8% que solicitaban graduados universitarios. 

Además, no solo aumentan el número de ofertas de empleo que demandan específicamente un perfil FP, sino que también lo hace la calidad de estas. Según el informe, este año se incrementa el porcentaje de ofertas destinadas a cubrir puestos de dirección y mandos intermedios mientras descienden las que buscan técnicos y empleados. 

En definitiva, la Formación Profesional está encaminada a vivir un gran crecimiento en prestigio y salidas laborales. Y los jóvenes de nuestro país lo saben. 

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Qué impacto tiene para un adulto estudiar en Implika

En Implika lo vemos a diario. Cada vez más personas quieren seguir formándose una vez pasados los 30, 40 ó 50 años. Las demandas del mercado de trabajo actual exigen una actualización continua de los conocimientos a lo largo de la vida laboral, y en muchos casos se hace imprescindible una reinvención profesional completa.

Cursar una FP o un Curso Profesional no es solo cosa de jóvenes. Ya sea porque en la adolescencia elegimos unos estudios equivocados, porque nos vemos afectados por un ERE después de muchos años en una empresa, porque queremos crecer profesionalmente… Los motivos que puede tener un adulto para querer formarse son infinitos.

A mí personalmente me encanta tratar con este perfil de alumno, porque tiene las cosas claras y una motivación muy altaBusca una formación enfocada exclusivamente hacia el empleo, y en Implika somos especialistas en ofrecer cursos con una altísima inserción laboral.

Matrícula directa, sin nota mínima ni pruebas de acceso

La Formación Profesional cada vez tiene más demanda, y muchos aspirantes tienen problemas para conseguir plaza en un centro público, porque deben superar las pruebas de acceso y alcanzar una nota mínima. En definitiva, hay que dedicarle un tiempo y un esfuerzo previo, sin garantías de éxito, que no siempre se adapta al estilo de vida de una persona adulta.

En Implika estamos comprometidos con el acceso de todas las personas a un empleo a través de una formación de calidad que esté al alcance de todos. Por eso para poder acceder a la FP de Implika no hay requisitos de nota mínima ni de prueba de acceso.

Reinserción laboral con Implika

Para los desempleados de larga duración, un título de FP o un Curso Profesional puede ser un camino directo hacia la reinserción laboral. En Implika ofrecemos un gran abanico de titulaciones para que puedas lograr el Título Oficial que te ofrezca el máximo número de salidas laborales posibles. ¿En qué te gustaría convertirte?

Reinvención profesional

Muchos adultos, después de años de experiencia laboral, buscan una reinvención profesional que les resulte más satisfactoria en múltiples sentidos: realización personal, sueldo, conciliacion familiar… Ante esta situación, siempre digo que casi nunca es tarde para invertir en formación. El cálculo es fácil: piensa cuántos años te quedan para jubilarte y réstale el tiempo que dedicarás a los estudios. El resultado son los años durante los cuales podrás disfrutar de los beneficios obtenidos con esa formación. 

No hay duda, casi siempre vale la pena. Una FP dura de media unos dos años y medio, y en Implika también somos especialistas en Cursos Profesionales que ofrecen una formación específica y altamente especializada en unos 9 meses. 

Actualización de conocimientos

En otros casos, los profesionales simplemente necesitan una actualización de conocimientos. La tecnología y los métodos de trabajo evolucionan constantemente, y a lo largo de la vida es imprescindible una formación continua para estar siempre al día.

La falta de tiempo no es un problema insalvable. En Implika tenemos un amplio catálogo de módulos de FP y cursos online a los que no es necesario acudir presencialmente, y también facilitamos a los alumnos combinar los estudios con el trabajo. En algunos casos es posible incluso convalidar con él las prácticas de empresa.

Los cursos profesionales, una alternativa a la Formación Profesional

Si estás valorando formarte en otra modalidad que no sea tan larga como una FP pero que te sirva para acercarte al trabajo que siempre has soñado, los cursos profesionales de Implika son una excelente opción.

Son cursos profesionales homologados en áreas tan variadas como sanidad, comunicación, nuevas tecnologías, moda, deporte, belleza, veterinaria, empresa… Además, ofrecen prácticas en empresa para que puedas consolidar lo aprendido y mejorar tu CV con experiencia profesional.

En definitiva, ya sea una FP o un Curso Profesional, estudiar en Implika supone un gran impacto positivo en los estudiantes adultos que quieren darle un empujón a su vida profesional.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Los beneficios de estudiar una profesión STEM para las generaciones futuras

Seguramente habréis oído mencionar en los últimos años el término STEM pero es posible que dudéis acerca de su significado. El acrónimo STEM (cuya procedencia deriva de la abreviatura en inglés de Science, Technology, Engineering and Mathematics) se refiere a las especializaciones laborales relacionadas con estos campos. Por tanto, podemos decir que las profesiones STEM son aquellas estrechamente ligadas a las siguientes materias de conocimiento: Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

De forma intrínseca, estas cuatro áreas de investigación engloban una gran variedad de titulaciones académicas, tanto el mundo universitario como el de la Formación Profesional. Dentro de ambas etapas formativas, cuentan con un abanico ilimitado de formaciones que comprenden desde la Robótica hasta la Astrofísica, pasando por la programación informática, la inteligencia artificial o la medicina. Hoy en día, todas estas carreras son las más conocidas en la sociedad, pero lo cierto es que cada día surgen nuevos puestos de trabajo asociados a las disciplinas STEM, que responden a las nuevas necesidades creadas tanto por el tejido productivo de nuestro país como por la sociedad en su conjunto. Estamos hablando de profesiones relacionadas con el procesamiento de datos (Big Data), Realidad Virtual y Realidad Aumentada, comercio electrónico, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas (IoT), etc.

Una vez definido el concepto, procedo a responder a las siguientes cuestiones: ¿cuáles son las ventajas reales de decantarse por una titulación STEM? ¿supone un futuro laboral asegurado para las generaciones futuras? Numerosos estudios sobre tendencias laborales han destacado el notable crecimiento de oportunidades en estas áreas. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) apunta que, para 2030, el 80% de las oportunidades laborales del presente desaparecerán y serán reemplazadas por perfiles que cuenten con una capacitación en áreas STEM.

¿Por qué los perfiles STEM son los más solicitados por las empresas?

De forma paralela, y mirando a la próxima década, el 85% de los puestos de trabajo que se crearán relacionados con las nuevas tecnologías aún no existen en el mercado laboral. Así lo señala el último informe de la consultora internacional Randstad sobre tendencias de talento en 2020. Por ello, muchos centros educativos están poniendo el foco en formar profesionales flexibles y resolutivos, con un especial énfasis en trabajar habilidades como la adaptabilidad dado el carácter cambiante del entorno laboral que obliga a actualizarse constantemente.

Sumidos en pleno auge de la era de la información y la tecnología, es normal que la demanda de perfiles técnicos haya crecido en los últimos años. Una demanda a la que contribuye, por una parte, la automatización de procesos, especialmente en actividades como la producción y manufactura y por otra, el consumo exponencial de productos y servicios tecnológicos. Todos ellos diseñados por perfiles científicos y técnicos. En definitiva, titulados en las áreas STEM.

En educación, es esencial contar con una participación constante del mundo empresarial para asegurar una transición permanente entre los trabajos que desaparecen y los que se crean

No obstante, y a pesar de que las empresas necesitan cada vez más este tipo de profesionales, el sistema educativo produce suficientes titulados en este tipo de disciplinas para cubrir la demanda. Tal es la escasez de estos perfiles que, según los últimos datos proporcionados Adecco, consultora referente en selección de talento en España, un 10% de vacantes se queda sin cubrir por falta de talento y un 20% de las empresas tienen que redefinir sus requisitos para encontrar un candidato.

Siendo así la situación, todo parece señalar en una única dirección: un déficit en la orientación académica que se origina mucho antes de llegar a la etapa de acceso al mercado laboral. Según los últimos datos de del Ministerio de Educación y FP, del total de matriculaciones en 2020, solo un 17,9% de los estudiantes se decanton por las carreras más técnicas.

En definitiva, dentro de la educación y el aprendizaje tanto de las generaciones presentes como de las venideras, será esencial contar con una participación constante del mundo empresarial para asegurar una transición permanente entre los trabajos que desaparecen y los que se crean.

¿Qué habilidades son necesarias para estudiar una profesión STEM?

A la luz de estos datos, ¿deberíamos alentar a todos los jóvenes para que estudien una carrera STEM? ¿qué habilidades innatas debería tener un estudiante que se decante finalmente por para cursar una titulación relacionada con estas disciplinas?

Evidentemente, llegado el momento de escoger una titulación de este tipo, parece claro que lo más lógico para abordar esta decisión profesional con éxito es sentir una cierta atracción por el ámbito científico o tecnológico. A partir de ahí, bastará con contar con algunas de estas habilidades comunes a cualquier carrera STEM:

  • Creatividad, altamente beneficiosa a la hora de resolver problemas o desarrollar ideas innovadoras.
  • Buena disposición para el trabajo en equipo, indispensable para trabajar de forma colaborativa con otros profesionales y sacar adelante proyectos de forma conjunta teniendo en cuenta distintas perspectivas.
  • Facilidad para el análisis, muy común en el área de investigación y desarrollo de proyectos.
  • Destrezas matemáticas, claves en algunas de estas titulaciones para hacer cálculos y mediciones.
  • Habilidades técnicas, con las que aplicar los conocimientos teóricos a la realidad.

Fomentar el estudio de profesiones STEM entre la juventud es una cuestión inaplazable para cumplir con la agenda tecnológica de los próximos 10 años.

¿Qué empleos STEM son los más requeridos en el mercado laboral?

  • Desarrollador/a de web o multidispositivo. Uno de los perfiles más populares dentro del sector tecnológico. En función de la actividad económica y de las necesidades específicas de cada empresa, los/as desarrolladores crean aplicaciones adaptados a sus requerimientos.
  • Administradores de Sistemas Informáticos. Su principal cometido será el de mantener y garantizar que todos los servidores donde se aloja la información de cualquier empresa, funcionan correctamente.
  • Expertos en Big Data. Según datos del INE, durante el primer trimestre de 2019 una de cada tres compañías en nuestro país formadas por más de 250 trabajadores utilizaron el Big Data. ¿Sus funciones? Estudiar y analizar las grandes cantidades de información que se almacenan durante los procesos empresariales y en consecuencia, mejorar las decisiones estratégicas que les afectan.
  • Especialistas en Ciberseguridad. Según los datos proporcionadas por el portal Infoempleo y la UNIR, solo en Europa se estima que haya unos 825.000 empleos vacantes en esta área. Esto es debido al aumento progresivo de ataques a los sistemas de comunicaciones, tanto en el ámbito público como privado.

En resumen, fomentar el estudio de profesiones STEM entre la juventud es una cuestión inaplazable para cumplir con la agenda tecnológica de los próximos 10 años. Por tanto, dado que todos los cambios y avances que se avecinan van a requerir de un gran número de perfiles técnicos, resulta cuanto menos beneficioso inculcar en la población más joven la inquietud por formarse en este tipo de disciplinas.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Construir el aprendizaje desde las habilidades del alumno

No existen dos personas iguales. Sin embargo, durante siglos, la enseñanza se ha enfocado de modo rutinario y estandarizado. Cada estudiante es una combinación única de habilidades y preferencias individuales, escribe Todd Rose en The End of Average, profesor de psicología del desarrollo en la Universidad de Harvard y un referente en el movimiento del aprendizaje personalizado. Por lo tanto, tratar de vincular las experiencias de aprendizaje de cada persona con las nociones de lo que es típico para la mayoría de los individuos resulta tanto erróneo como perjudicial.

Aunque todavía no hay una definición compartida de aprendizaje personalizado, los expertos en este campo concluyen los siguientes puntos en común:

  • Usan sistemas y enfoques que priorizan la enseñanza basada en las necesidades e intereses individuales de cada uno.
  • Se redefine el rol del docente para las siguientes funciones: diseño y administración del entorno de aprendizaje, y orientación y apoyo en técnicas de estudio.
  • La evaluación es continua y a demanda. Sólo ocurre cuando el alumno tiene el nivel adecuado para demostrar la competencia adquirida a través de proyectos o presentaciones, así como exámenes y pruebas más tradicionales.

En resumen, los modelos de aprendizaje personalizado buscan adaptar el ritmo de aprendizaje y las estrategias de enseñanza para adaptarse mejor a las fortalezas, debilidades e intereses de cada alumno. Y en la era digital, la consecución de estos objetivos a menudo se relaciona con el uso de tecnología. En primer lugar, para ayudar a medir en tiempo real lo que sabe cada estudiante, en segundo lugar, para desarrollar ‘perfiles de aprendizaje’ y por último, para ayudar a conectar a cada estudiante con experiencias de aprendizaje personalizadas. La plataforma PETALS (Personalized Education Through Analytics on Learning Systems), que goza de gran aceptación en Estados Unidos, es un ejemplo claro del uso de la tecnología en este sentido ya que proporciona datos en tiempo real sobre nivel de los estudiantes, las calificaciones y si necesitan algún tipo de ayuda por parte del docente.

Igualmente, este modelo de aprendizaje aborda la cuestión de que los seres humanos no aprendemos al mismo ritmo, a pesar de que casi la totalidad de los sistemas educativos mundiales organizan a los estudiantes por edades. Khan Academy, la conocida plataforma de cursos online, es un claro ejemplo de este enfoque ya que permite a los estudiantes disminuir o acelerar su aprendizaje según su nivel de dominio de los contenidos. Aunque sí que es cierto que existe un plan de estudios definido para cada curso, los estudiantes tienen un mayor control sobre el ritmo de su aprendizaje.

Tipología de aprendizaje personalizado

La evidencia preliminar sugiere que el aprendizaje personalizado mejora el rendimiento y la participación de los estudiantes. Estudios recientes como el llevado a cabo por el Tarrant Institute for Innovative Education han abordado la personalización de la enseñanza dentro de un contexto de educación pública. Su investigación reflejó que los alumnos formados bajo este modelo se mostraron mucho más comprometidos al tener más voz sobre qué y cómo aprendían. Igualmente, las familias percibieron nuevos niveles de participación y el cuerpo docente se mostró más satisfecho con su labor al percibir la perseverancia y el compromiso de sus alumnos a la hora de profundizar en el aprendizaje.

En este sentido, dos de los tipos más comunes de aprendizaje personalizado se basan en el ritmo y en el alumno. Veamos las características de cada uno de ellos:

Aprendizaje basado en el ritmo

Este modelo permite a los estudiantes moverse a través de los materiales de aprendizaje y los ejercicios a la velocidad que mejor les convenga. Partimos de base de que no todo el mundo aprende a la misma velocidad y que los alumnos encuentran más interesantes ciertos temas a igual que les resultan más fáciles de procesar que otros.

El método más común que refleja este tipo de aprendizaje se lleva a cabo mediante un sistema de gestión online donde los profesores facilitan el conocimiento proporcionando ejemplos y explicando conceptos. Pero son los propios estudiantes los que avanzan de forma autónoma a través de ejercicios según su ritmo. La metodología desarrollada por Khan Academy es el ejemplo más conocido. Por lo general, dentro de este sistema, el plan de estudios ya está establecido y los estudiantes simplemente controlan la velocidad a la que lo siguen.

Aprendizaje basado en el alumno

En este modelo, es el alumnado el que toma la iniciativa de forma activa en el desarrollo del plan de estudios en base a sus intereses y habilidades. Se les anima a tomar decisiones sobre el contenido, o la estructura del aprendizaje, y el centro utiliza una variedad de enfoques de instrucción y materiales curriculares para satisfacer sus necesidades. Los estudiantes pueden trabajar individualmente o en colaboración y un docente les supervisa y ayuda en su progreso.

Ventajas de la educación personalizada

Dada la última cifra de tasa de abandono escolar en nuestro país, la cual aún nos sitúa cinco puntos por encima de la media europea, urge ahondar en un modelo educativo que logre mejorar la predisposición de los alumnos a continuar con sus estudios. Y en un contexto de aprendizaje tradicional, la motivación es a menudo el componente que falta en la educación formal.

Un plan de estudios de ‘talla única’ para todos con frecuencia no logra motivar a todos los alumnos y pueden terminar sintiéndose como simples ‘pozos’ de conocimiento, en lugar de descubrirlo por propia iniciativa.

Y en este sentido, la educación personalizada aporta las siguientes ventajas:

Motivación y estímulo

Cuando se tiene en cuenta la individualidad del individuo dentro del aula y se le proporciona lo que verdaderamente necesita; se le está concediendo el estímulo para aprender de manera significativa, con motivación y ganas. Así, el conocimiento se fija en la estructura cognitiva de los estudiantes durante más tiempo y el docente se da cuenta de que el rendimiento global del aula va in crescendo desde el primer momento.

Detección de las necesidades específicas

La personalización de la experiencia educativa permite atender a todos los alumnos dentro de una misma aula teniendo en cuenta su diversidad. Así, se acogen sus diferencias y se tratan como verdaderamente merecen. Esto ayuda, además, a detectar y tratar con éxito tanto los casos de necesidades educativas especiales como los de altas capacidades.

Adaptación para el futuro laboral

La educación personalizada puede ayudar a desarrollar habilidades transversales que llevarán al alumnado a adaptarse en un entorno en constante evolución: resolución de problemas, pensamiento crítico, aprendizaje continuo y trabajo en equipo. Todas estas soft skills pueden practicarse a través de una mayor participación de los estudiantes, uno de los efectos del aprendizaje personalizado.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Nuevas perspectivas en materia educativa

Dejamos atrás un año complicado, un año diferente. Un 2020 para reflexionar sobre muchas cosas y que nos ha hecho pensar en nuestros límites como personas y como sociedad. Y aún más, nos ha obligado a hacer las cosas de forma diferente, y no dentro de diez o veinte años, sino de manera inmediata. Lo que en 2019 aún eran planes y hojas de ruta, en 2020 se han convertido en evidencias aceleradas, y en preocupaciones cada vez más urgentes.

No obstante, en contraposición con lo que venimos leyendo durante los últimos meses, veo necesario cerrar un año marcado por un discurso excesivamente centrado en la transformación de todos los ámbitos y cómo revolucionará el futuro a marchas forzadas. El futuro ya es presente. Y el presente es ahora.

En este sentido y en lo que respecta al ámbito que nos ocupa, el 2021 plantea nuevas perspectivas con respecto al 2020 en el sector educativo, que veo interesante compartir aunque no las vayamos a ver reflejadas de manera inmediata.

Educación en valores sostenibles

Está claro que la pandemia ha servido para evidenciar la necesidad de una transición haca un mundo más sostenible. Prueba de ello son recientes los fondos económicos procedentes de Europa destinados a este cometido que se traducen en el impulso al desarrollo de energías limpias, descarbonización, movilidad sostenible…

Muy vinculado a esto, existe una cierta presión para construir una fuerza laboral educada y una ciudadanía informada que comprenda y apoye estos cambios.  Lo cierto es que a día de hoy, existen lagunas tanto en materia de herramientas curriculares para apoyar este tipo de aprendizaje como en el espacio que se concede a estos conocimientos dentro del sistema educativo. Por tanto, creo que en el corto plazo veremos más recursos destinados a ayudar tanto a estudiantes como docentes a comprender los cambios que se avecinan para que puedan participar en la solución de nuestros desafíos más urgentes en lo referente a la sostenibilidad del entorno.

Un perfil de alumnado alejado del tradicional

Los estudiantes necesitan opciones de educación superior más rápidas, asequibles y flexibles que posibiliten su inserción en el mercado laboral de forma ágil. En este sentido, la Formación Profesional es la mejor opción para aquellos jóvenes que quieran comenzar su andadura profesional en el plazo de dos años e incluso antes. De hecho, las grandes compañías tecnológicas como Google o Amazon ya ofrecen programas de acreditación de corta durabilidad y en los próximos años se espera que incremente el número de empresas que formen parte de este sistema de cualificación profesional.

Igualmente, vamos a ser testigos de un nuevo perfil de alumnado que supera la edad tradicional de ingreso tanto en centros de FP como universidades. Esto incluye a aquellos trabajadores en activo que a pesar de estar en edad adulta, regresan al mundo académico para adquirir nuevas habilidades demandadas en su sector o adquirir una preparación superior para ascender profesionalmente.

En consecuencia, las instituciones educativas ampliarán su enfoque más allá de los estudiantes convencionales (de 18 a 21 años) y se centrarán en satisfacer las necesidades de un alumnado que se forma a lo largo de toda la vida.

Reeducación en el uso de la tecnología

Desarrollar la enseñanza online será una de las tareas pendientes en este nuevo año y los venideros y estará estrechamente relacionada con una reeducación en el uso de la tecnología. Desaprender esquemas tan interiorizados asociados a la formación online será uno de los grandes retos.

Hablamos de reeducar en la lectura y en el uso de los canales digitales, crear nuevas metodologías de aprendizaje y modelos de comunicación con el alumnado y sobre todo, garantizar que no buscamos recrear en una pantalla lo que hacemos en el aula presencial. En este sentido, también veo necesario comenzar a fomentar en los estudiantes aspectos clave como el pensamiento crítico o la capacidad de discernir el contenido de valor ante la gran variedad de fuentes de información disponibles hoy en día.

Educación del ‘adulto completo’

Los últimos cambios sociales a gran escala provocados por la pandemia han puesto el foco en la necesidad de profundizar en el desarrollo de un aprendizaje socioemocional basado en educar al estudiante en “su totalidad”, en lugar de prestar atención solo al contenido académico. Este aspecto busca preparar al alumnado para navegar tanto en tiempos inciertos como los que hemos vivido, como para lograr un progreso académico.

Por tanto, a medida que buscamos educar a este ‘adulto completo’, la formación en habilidades para la vida se vuelve más relevante. Una formación que brinde experiencias de aprendizaje que preparen a los estudiantes para lograr el éxito en todos los aspectos de su entorno social.

Educación para un mercado laboral sin precedentes

Si bien es cierto que la crisis sanitaria ha creado la tormenta perfecta de obstáculos para los estudiantes con la irrupción de su aprendizaje práctico, la menor oportunidad para establecer contactos y un mercado laboral paralizado en ciertos sectores, deberán confiar en la tecnología para superar esta brecha.

Para superar estas dificultades deberán apoyarse en sus habilidades digitales y participar tanto en ferias profesionales virtuales (numerosas durante los últimos meses) como en eventos de networking para establecer contactos que les ayudarán a navegar en un mercado laboral sin precedentes hasta la fecha.

Igualmente, veo preciso reorientar tanto a los jóvenes como a aquellos profesionales que han perdido sus empleos hacia aquellos sectores que tengan una recuperación más temprana. O incluso en aquellos ámbitos que han salido fortalecidos de la crisis como el tecnológico. Para ello, será deseable contar con la identificación adecuada de la fuerza laboral que pueda ser empleada por esos sectores.

En resumen, me gustaría abordar este nuevo año con el compromiso personal de dejar de reducir el mensaje al análisis de nuestro mundo post-COVID. Y aunque seguramente muchos continuarán en la misma línea monopolizando titulares, me parece necesario mirar hacia el futuro con nuevas perspectivas. Tratando de normalizar lo vivido y aceptando que la realidad no es otra que la que actualmente tenemos.

Top