Author: Zigor Maritxalar

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

El valor de la orientación académica y profesional

Son muchas las personas que en ciertas etapas de su trayectoria laboral se ven obligadas a reorientar su vida profesional, afrontando nuevos retos, buscando una primera experiencia o un reciclaje profesional en un momento donde la formación para el empleo es la alternativa más viable para descubrir sus potencialidades, tejer alianzas de valor o crear nuevas redes de contacto.

Y en un contexto como el actual marcado por la incertidumbre, la orientación laboral se constata como un elemento crucial que nos mantiene conectados con el futuro más próximo. De igual modo, la paralización forzosa de ciertos sectores de la actividad, ha conducido a la reflexión activa de muchos profesionales acerca de sus objetivos laborales y la consiguiente planificación de un nuevo rumbo profesional a corto plazo con el fin de ocupar las primeras posiciones cuando el mercado se reactive.

En este sentido, la orientación académica es el instrumento que permite abordar esas transiciones. Entre otros motivos, porque pone en valor las competencias, cualidades y capacidades de las personas para emprender dichos cambios. Así pues, hablamos de una labor de asesoramiento o guía que debe impactar en dos grupos de población:

  • Por un lado, ofrecer a la juventud un amplio abanico de posibilidades profesionales atractivas y adaptadas al mundo cambiante actual, evitar el abandono escolar temprano e incrementar el interés por formarse.
  • Por otro lado, orientar a aquellos profesionales en activo que necesitan o desean dar un giro de 180º a su ámbito laboral o adquirir nuevas competencias necesarias para su ámbito de trabajo.

Panorama actual de la orientación académica y profesional: principales desafíos

Veamos a continuación aquellos puntos de partida que evidencian la necesidad de abordar de forma más prioritaria esta labor de orientación y remarcan su valor en un contexto como el actual:

  • El índice de abandono de una carrera universitaria en España una vez empezada es del 30%, según el estudio U-Ranking 2019, elaborado por la Fundación BBVA. Esta cifra es más del doble que en el resto de Europa.
  • La UNESCO recomienda la figura de un orientador académico por cada 250 estudiantes. En el caso de España, esta cifra es casi cuatro veces la recomendada, con una ratio de un consejero por cada 1000 alumnos.

Estos datos reflejan la clara necesidad de una correcta orientación académica en una etapa tan crucial como la definición de su futuro profesional. Una orientación que incida en los siguientes aspectos:

  • Poner en conocimiento aquellas profesiones que antes no existían, fundamentalmente por factores como la irrupción de las nuevas tecnologías o la aceleración del teletrabajo que vaticinan un panorama laboral diferente al que conocíamos.
  • Buscar una empleabilidad dirigida y poner en valor el ámbito de la Formación Profesional como una respuesta a un mercado demanda cada vez más este tipo de titulaciones. En este sentido, las previsiones de futuro del mercado laboral realizadas por la agencia europea Cedefop, anticipan que para 2030 el 65% de las ofertas laborales serán para titulados de FP. No obstante, actualmente solo el 35% de los jóvenes españoles se decantan por este tipo formación en contraposición al excedente universitario.
  • Asesorar sobre las nuevas competencias transversales que se piden en el ámbito de trabajo y orientar a los estudiantes en el desarrollo mayor de estas capacidades. Competencias relacionadas con la autogestión, la adaptabilidad al cambio, la toma de decisiones, gestión de crisis, creatividad…

Líneas de actuación en la orientación académica y profesional

Dado que venimos hablando de una necesidad de cambio y de adaptación ante las nuevas profesiones y paradigmas laborales, es evidente que la propia orientación también debe adaptarse a las circunstancias del momento. Para ello, veo oportuno incidir en siguientes líneas estratégicas a la hora de abordar una orientación eficiente:

  • Asegurar la calidad en los servicios de orientación y profesionalizar a aquellos perfiles que realicen esta labor a través de la adquisición de competencias relacionadas con el conocimiento constante de los requerimientos del mercado laboral, la aparición de nuevas profesiones y titulaciones formativas…
  • Asesorar en nuevas metodologías de enseñanza más activas como el aprendizaje a través de proyectos y la investigación orientada a la resolución de problemas que posteriormente encontrarán en el entorno laboral. Además, este tipo de técnicas propician el trabajo autónomo en los estudiantes y aumentan su grado de interés e implicación en el proceso formativo, logrando mejores resultados académicos y por consiguiente, reduciendo su tasa de abandono.
  • Aumentar el número de profesionales de la orientación para ser capaces de abordar estos retos y dedicar más tiempo al trabajo de definición de intereses profesionales, habilidades, etc. desde edades tempranas.
  • Promover emprendimiento desde etapas tempranas como una salida profesional que permita a los jóvenes poner en marcha iniciativas de negocio. Una alternativa profesional para aquellos perfiles creativos, con una iniciativa destacada o un talento específico, cuyo éxito residirá en aportar una visión innovadora a una determinada área y la generación de empleo en torno a esa idea.
  • Orientar a los jóvenes con el fin de buscar una adecuación real y práctica entre aquellas áreas formativas que más interés despiertan en ellos y las titulaciones relacionadas que mejor pueden elevar su potencial de empleabilidad.

En definitiva, ahora más que nunca es necesario poner en valor el trabajo de la orientación, tanto educativa como laboral, como una herramienta indispensable en el descubrimiento de las competencias personales y profesionales que permitan a las personas poder competir en un mercado laboral tan cambiante y que requiere una gran capacidad de adaptación.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Las 5 claves que debe contener la Reforma Educativa

¿En qué aspectos debería centrarse la Reforma Educativa? Bajo mi punto de vista es necesaria una intervención que intente corregir los siguientes problemas: una elevada tasa de abandono escolar frente a la media europea, una falta de adecuación con el mercado laboral y un déficit de conocimiento de medios digitales.

Soy consciente de que se han producido avances positivos en el camino hacia una educación de calidad. Pero en este sentido, veo algunos ejes estratégicos en los que sería conveniente incidir a la hora de plantear una reforma.

Fomentar el trabajo por proyectos para acercar la metodología de trabajo a la realidad empresarial.

El aprendizaje basado en proyectos (ABP) es una metodología de enseñanza basada en la resolución de problemas o retos mediante un proceso de investigación o desarrollo por parte del alumnado.  Esta metodología propicia el trabajo autónomo en los estudiantes, así como un alto nivel de implicación y cooperación similar al que posteriormente se encontrarán en el entorno laboral.

No es una metodología nueva, ni mucho menos. No obstante, en la última década ha adquirido cierta relevancia en el mundo de la educación superior ante la evidencia de un mayor rendimiento académico por parte del alumnado.

Cimentada en las en las teorías de psicólogos y educadores, tales como Jean Piaget, John Dewey o Jerome Brunner, esta metodología aboga por una educación de naturaleza constructivista en los estudiantes aprenden ‘construyendo’ nuevas ideas o conceptos, tomando como base sus propios conocimientos previos y los que van descubriendo.

Siendo así, ¿qué relación guarda con el mundo laboral? El aprendizaje por proyectos concede al estudiante la oportunidad de desarrollar las siguientes competencias profesionales:

  • Iniciativa, investigación y creatividad a la hora de diseñar y desarrollar sus propios proyectos, aptitudes básicas en un contexto profesional.
  • El desarrollo de la autogestión y autoexigencia en la búsqueda, definición y elaboración del proyecto para responder a unos parámetros de calidad que supongan una mejora con respecto a la situación inicial planeada.

Retos que plantea el aprendizaje por proyectos

Ahora bien, nos encontramos ante un sistema en el que las clases actuales son idénticas, excepto por cuestiones meramente estéticas, a las de décadas anteriores. Estamos atrapados en un modelo que sigue anclado en un aprendizaje memorístico en lugar de enfocarse en el desarrollo del pensamiento crítico, el contraste de fuentes ante la sobreinformación de la que disponen los alumnos…

Y esta problemática también se extiende a los costes que implicaría implementar este aprendizaje por proyectos ya que exige reducir los ratios de alumno/profesor. Una iniciativa cuya puesta en marcha le corresponde al Estado en donde el acceso a la educación es universal.

Un ejemplo de ello lo vemos en el modelo finlandés, situado a la cabeza del mundo académico. Con más del 12% de su PIB invertido en la educación de los jóvenes finlandeses, desde 2016 aplican el método ‘Phenomenon Based Learning’ donde las asignaturas tradicionales han sido sustituidas por proyectos temáticos en los que los alumnos se han apropiado enteramente del proceso de aprendizaje. Lo mismo ocurre en la región canadiense, el tercer país del mundo que más presupuesto dedica a la educación y donde el 95% de los ciudadanos acceden a una educación gratuita y de calidad.

En definitiva, son países donde existe un consenso social y político sobre la adecuación de un sistema que cumpla con las necesidades del alumnado y con las expectativas de futuro.

Promover la ‘competitividad sana’ entre los estudiantes en donde la orientación a resultados es sinónimo de desarrollo personal y académico.

La ‘competitividad sana’, lejos de la connotación negativa que pueda acarrear el concepto, busca un equilibrio entre el deseo de evolución y auto-superación de los estudiantes sin desembocar en un enfrentamiento que repercuta en un ambiente negativo para los involucrados.

  • Por un lado, facilita que el alumno no tenga miedo a cometer errores. Y estos errores ya no son asociados con el fracaso, sino que son vistos como una oportunidad de superación.
  • El esfuerzo se valora por encima de todo y se relaciona con valores positivos. En un contexto de ‘competitividad sana’ no es necesario ganar siempre, pero es fundamental trabajar por una mejora continua y aspirar a la excelencia.

En este sentido, la competitividad sana enfocada a la consecución de resultados es altamente beneficiosa por tres motivos. En primer lugar, promueve el desarrollo personal y académico. En segundo lugar, según el estudio ‘EPYCE 2019: Posiciones y Competencias más demandadas’ elaborado por EAE Business School y la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos (AEDRH), la orientación a resultados es la competencia más valorada por las empresas en la selección de candidatos. En tercer lugar, en un contexto donde la amenaza no debe ser la competencia sino la incompetencia, esta premisa supone una salida para el modelo actual en el que no se alienta a los estudiantes a salir de su zona de confort, imprescindible para superarse y crecer en todos los sentidos.

Impulsar el emprendimiento desde etapas tempranas para lograr un nivel de independencia mayor frente al Estado que permita a los jóvenes poner en marcha iniciativas de negocio.

La educación tradicional, sustentada en la mera transmisión de información, ha demostrado no ser del todo efectiva. El sistema educativo debe proporcionar las herramientas necesarias para que los estudiantes desarrollen su talento en tres áreas concretas: inteligencia emocional, creatividad y espíritu emprendedor.

La apuesta por la formación de jóvenes más activos, capaces de crear proyectos y llevarlos a término, no solo beneficia su propio éxito personal, sino que también posibilita la creación de una sociedad más emprendedora que no dependa tanto del Estado.

Para ello, es preciso enseñar a los alumnos la importancia de aportar sus propias soluciones a situaciones cotidianas, y darles la oportunidad de lanzarse y dirigir sus propios proyectos. No obstante, debemos alejarnos de las falsas expectativas relacionadas con una concepción del emprendimiento ligada al boom de las ‘apps móviles’, por ejemplo, y pensar en el emprendimiento como alternativa posible para perfiles distintos que no encuentran su lugar trabajando por cuenta ajena. Perfiles creativos, con una iniciativa destacada o un talento específico, cuyo éxito residirá en aportar una visión innovadora a una determinada área y la generación de empleo en torno a esa idea.

Mejorar la oferta educativa actual en materia de digitalización para dar respuesta al actual déficit de talento tecnológico que ralentiza la transformación del país.

La nueva realidad laboral provocada por la situación de emergencia sanitaria ha subrayado la importancia de contar con perfiles digitales para competir en la nueva economía pos-COVID-19. De hecho, según un estudio elaborado por la Fundación VASS y la Universidad Autónoma de Madrid, resolver ese déficit de talento digital permitiría crear un 15% más de empleo especializado. Pero alcanzar este objetivo es necesario formar y preparar a la sociedad en materia de nuevas tecnologías.

En este contexto, veo una oportunidad latente para todos los que trabajamos en el sector de adaptar nuestras titulaciones para formar a la sociedad en aquello que el mercado está demandando realmente. En esta línea de actuación, recientemente se ha aprobado la creación de tres nuevos títulos de Formación Profesional:

  • Ciberseguridad en las tecnologías de la operación y de la información
  • Digitalización del mantenimiento industrial
  • Fabricación inteligente

En definitiva, es el momento propicio para actuar en consonancia con el ritmo marcado por la Agenda Digital en materia de reforma educativa. Y aún más. Un verdadero desafío para que gobiernos como el nuestro introduzcan esta prioridad en sus agendas ahora mismo relegada a segundo plano.

Establecer una actualización programada y constante del profesorado para que esté al tanto de las nuevas herramientas de aprendizaje y métodos de trabajo.

Según un estudio elaborado por la Fundación COTEC, actualmente sólo el 50% de los centros educativos de España dispone de las capacidades y los recursos profesionales para aprender a integrar los dispositivos digitales a la enseñanza-aprendizaje. Igualmente, los últimos datos del Informe PISA revelan como sólo el 45 % de los docentes de la enseñanza pública son diestros en el manejo de las herramientas propias de la ‘educación online’.

A la luz de estos datos, parece claro que la actualización del profesorado en los últimos avances académicos debe ser uno de los ejes estratégicos a abordar dentro de la Reforma Educativa.  Por ejemplo, es impensable que en otros ámbitos como la medicina no se apliquen los últimos avances relativos al tratamiento del paciente. Y en este sentido, se debe aplicar el mismo criterio en el ámbito educativo.

Tenemos que sentar las bases para crear una actualización periódica de los docentes en base a las competencias vinculadas a las nuevas exigencias tecnológicas. Igualmente, veo relevante el dar una continuidad a la educación mixta o semipresencial como modelo prioritario de enseñanza y no como medida extraordinaria ante una emergencia sanitaria.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Un nuevo curso marcado por una sólida e innovadora oferta académica

Tras un verano marcado por la convulsión y la incertidumbre, el inicio del curso 2020-21 ha comenzado este mes de septiembre hasta completar el regreso a los centros educativos de los más de 8,2 millones de alumnos de enseñanza no universitaria, desde infantil hasta Bachillerato y FP. En concreto, las enseñanzas de Formación Profesional confirman su tendencia al alza con un incremento del número de estudiantes del 5,2 % con respecto al año anterior.

De igual forma, cientos de estudiantes de FP comienzan sus estudios en Implika y lo hacen a través de una metodología que les permite llevar a cabo con total normalidad su actividad formativa, independientemente de las medidas de restricción actuales y las que puedan disponerse a causa de la pandemia.

La fotografía mostrada hasta ahora, en la que observamos una satisfactoria cifra de matriculaciones, una oferta académica innovadora y una elevada tasa de ocupación aquellos que ya han finalizado sus estudios con nosotros, es fruto del esfuerzo y trabajo que el centro ha desarrollado el pasado curso 2019-2020.

Siendo así, en Implika hemos cumplido con los compromisos adquiridos con los estudiantes, manteniendo los calendarios y actividades ordinarias, excepto en aquellos casos en lo que necesariamente hemos tenido que adaptarnos por causas ajenas al centro.

Una oferta académica sólida y renovada

La oferta académica de Implika se plasma en forma de programas formativos totalmente interdisciplinares y, sobre todo, profesionalizadores. Elaboramos itinerarios académicos de especialización que permiten obtener, con flexibilidad de tiempo y contenidos, titulaciones superiores adaptadas por completo a las necesidades demandadas por las empresas. Igualmente, ponemos en valor los conocimientos previos de nuestros alumnos para potenciar su carrera profesional y lograr un valor diferencial en el mercado laboral.

En este sentido, teniendo siempre presente las necesidades y demandas de nuestra sociedad, en el curso 2019-2020 continuamos trabajando en una oferta de estudios más amplia e innovadora.

Triple Titulación en Creación de Videojuegos

Dentro de nuestra oferta tecnológica, se impartirá por primera vez la Triple Titulación en Creación de Videojuegos. Esta nueva titulación creada por el Centro de Estudios Tecnológicos Obicex, reciente adquisición del Grupo Implika, es única en España e incorpora la FP Oficial de Animación 3D, Juegos y Entornos Interactivos y dos Máster Especializados en Realidad Virtual y Aumentada y Programación o Diseño.

Fruto de nuestra estrecha vinculación con las empresas del sector, hemos desarrollado un modelo propio de estudio que supone una organización curricular diferente a la diseñada por el Ministerio de Educación. Hemos confeccionado un programa más especializado en el que el 45% del contenido está específicamente adaptado a las últimas tendencias en el desarrollo de videojuegos. Este modelo es lo que hace única a nuestra Triple Titulación, en la que potenciamos el aprendizaje de todos los aspectos gráficos y técnicos relacionados con el sector con el fin de reproducir la metodología de trabajo de las empresas y reforzando las competencias de trabajo más demandadas.

Formación en Habilidades Digitales

La nueva realidad laboral impuesta por la pandemia ha demostrado hasta qué punto las tecnologías digitales se han vuelto esenciales para permitir la continuación la vida laboral. En este contexto, desde Implika hemos querido dar una respuesta inmediata y hemos lanzado un nuevo módulo especializado en el aprendizaje de habilidades digitales que incluiremos en toda nuestra oferta formativa.

En concreto, en el módulo se abordarán desde los aspectos más básicos de configuración del sistema operativo, hasta las técnicas de detección de veracidad de la información, el uso de las redes sociales como forma de comunicación, el almacenamiento seguro de información en la nube o la gestión del branding personal y reputación en la red, entre otros contenidos.

De esta forma, los alumnos y alumnas del centro finalizarán su aprendizaje en Implika, sea cual sea su área de especialización, con una sólida formación en habilidades digitales a través de un contenido interactivo y actualizado, que les ayudará a crecer en el ámbito digital y lograr una diferenciación frente al resto de profesionales.

Sinergias con el mundo universitario

Al mismo tiempo, hemos mostrado nuestra firme disposición a seguir colaborando en aquellos proyectos destinados a crear las sinergias necesarias entre el mundo de la FP y el Universitario. Con este propósito, recientemente hemos llegado a un acuerdo de colaboración con la Universidad Católica de Murcia (UCAM) a través del cual los alumnos que hayan terminado un ciclo de Formación Profesional en Implika podrán continuar sus estudios en la UCAM y obtener un Grado Universitario en sólo dos años más.

El modelo Implika, el alumno como protagonista

Estamos en un momento en el que la enseñanza virtual ha ido ganando adeptos en todas las etapas formativas con un especial repunte en los últimos meses debido a la crisis sanitaria. El escenario actual de la formación reglada en nuestro país, y en concreto de la FP, muestra una tendencia progresiva hacia la virtualidad. Los últimos datos lo muestran: el número de alumnos matriculados a distancia en Grado Medio ha aumentado un 9,9%, y en Grado Superior un 19,4%, hasta alcanzar los 59.934 estudiantes inscritos.

Los cambios de paradigma en todos los ámbitos, en este caso el educativo, surgen de un proceso de hibridación de conceptos. En nuestro caso, hemos sabido aunar lo mejor de un modelo presencial y virtual para dar forma al modelo Implika. La personalización, la colaboración y la flexibilidad que ofrece nuestro modelo sitúa al alumno en el centro de su propio aprendizaje y le confiere la autonomía necesaria para optimizar con muy buenos resultados la interiorización de conocimientos.

Y esto es lo que caracteriza al modelo educativo de Implika: el estudiante como protagonista y como motor de cambio, la escucha activa a los alumnos y la importante figura del tutor en todos estos procesos.

Todo ello nos ha permitido recorrer la hoja de ruta que nos reta cada año a conseguir un objetivo tan complejo como enriquecedor: formar personas y crear futuro.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Adaptabilidad y cultura digital, claves para la recuperación económica

La pandemia provocada por la COVID-19 ha provocado grandes estragos en casi la totalidad de la economía mundial. Las últimas previsiones publicadas por el FMI perfilaron un escenario peor de lo esperado en el caso de España. Entre otros factores, destaca el elevado peso de sectores como el turismo en nuestro país, que se ha visto parcialmente paralizado debido a las restricciones a la movilidad.

No obstante, al mismo tiempo que este deterioro se ha justificado por el repentino parón económico y el aislamiento, también ha evidenciado que los sectores que se han mostrado más flexibles para teletrabajar y han sabido adaptarse para ofrecer una respuesta alternativa, han sido los menos afectados por la crisis.

Ahora bien, creo que todos somos conscientes de que esta no es una crisis “normal” o al menos, no guarda similitud con ninguna a la que nos hayamos enfrentado con anterioridad. Y como consecuencia, ha tenido y tendrá un conjunto de secuelas que, por su carácter novedoso, todavía no somos capaces de lidiar con todo el éxito que nos gustaría.

La tecnología como instrumento, no como objetivo

Pero hay algo que sí hemos sido capaces de entender en los últimos meses. Y es que somos capaces de adaptarnos, de sobreponernos y de aprender y hacer de aquello que nos ha perjudicado, una oportunidad para responder y superar con éxito futuras adversidades. Y en este sentido, la digitalización ha jugado un papel más que crucial.

Pero para optimizar el retorno de esta digitalización, primero es imperativo acertar plenamente en los cambios y las reorganizaciones. Es necesario reestructurar los principios, las estrategias y culturas empresariales para adaptarlas a este proceso de transformación digital.

En definitiva, se trata de ver la tecnología como un instrumento para el cambio y no un objetivo. Y el abanico de oportunidades que genera es tan inmenso que no hay ningún sector en nuestra economía que no tenga unas tecnologías idóneas para transformarse.

Invertir en una sociedad con más cultura digital

Como ya he mencionado, esta nueva realidad ha subrayado la importancia indiscutible de la transformación digital como un elemento básico para competir en la nueva economía pos-COVID-19. No obstante, el hito de la transformación digital viene de lejos y ha conllevado muchos retos durante las últimas décadas. Pero quizás el más importante haya sido el de movilizar las capacidades de cada empresa hacia un único objetivo: que la innovación tenga efectos positivos, visibles y, sobre todo, duraderos en el tiempo.

Pero alcanzar este objetivo, también exige formar y preparar culturalmente a la sociedad para que sea capaz de interactuar con las nuevas tecnologías. Veamos algunos datos que marcan la hoja de ruta en este sentido:

  • Solo el 53% de la población activa española cuenta con habilidades digitales básicas, según datos de Eurostat.
  • En consonancia, el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional establece que el 90% de los empleos demandará a corto plazo algún tipo de competencia digital.

Tal y como muestran las cifras, y para un país como el nuestro con una tasa de paro que ronda ya el 15% según la última encuesta de población activa, tenemos que contar un capital humano formado no solo para aguantar los cambios que vienen, sino también para ser capaz de implementarlos.  Todos los indicadores europeos así lo advierten.

Y es que a medida que las industrias adoptan por completo la transformación digital, se necesitan nuevas habilidades para poder acompañar los requerimientos marcados por la tecnología y para apoyar y producir estos cambios.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Rompiendo mitos: la enseñanza virtual no es sinónimo de autoaprendizaje

La enseñanza virtual ha ido ganando adeptos en todas las etapas formativas con un especial repunte en los últimos meses debido a la crisis sanitaria. El escenario actual de la formación online en el mundo de la formación reglada, y en concreto de la FP, muestra una tendencia progresiva hacia la virtualidad.

Según los últimos datos disponibles publicados por el Ministerio de Educación, comprobamos como ha aumentado el número de alumnos matriculados a distancia tanto en Grado Medio, con un incremento del 9,9%, como en el Grado Superior, con un aumento del 19,4%, hasta alcanzar los 59.934 estudiantes.

Este auge del aprendizaje online ha ido de la mano del surgimiento de un nuevo perfil de docente que pone en juego unas competencias características, en gran medida inherentes a la formación en línea.

Hacer lo mismo de siempre usando tecnología punta es pobre a la vez que un gran error”. Esta es una de las premisas del estudio Evaluación de la calidad docente en entornos virtuales de aprendizaje llevado a cabo por miembros de la dirección académica de la UOC. Y es que la creación espacios virtuales de conocimiento implica una redefinición de los elementos organizativos del aprendizaje, entre los que destaca el papel del profesor online.

Indudablemente, se plantean nuevas competencias que estos profesionales deben dominar para aprovechar el potencial pedagógico de estos espacios. Y evidentemente, se advierten diferencias muy importantes en los roles de los profesores virtuales y los presenciales como las que veremos a continuación:

El rol del profesor como docente virtual

Orientación en el uso de la tecnología

Una función elemental que deben desempeñar los profesores virtuales es la de escoger, integrar y diseñar las herramientas tecnológicas más adecuadas para el aprendizaje en el entorno telemático existente.
Igualmente importante es la labor de orientación en el uso de cualquier plataforma virtual de aprendizaje dado el amplio abanico de recursos que puede llegar a ofrecer: contenidos interactivos, foros de debate, herramientas de mensajería interna, videotutoriales, videoclases participativas…
Por último, esta tarea de asesoramiento culmina con la regulación de un uso adecuado y seguro de la tecnología por parte de los estudiantes.

Apoyo y seguimiento constante

Una vez inmersos en una formación en línea, el profesor online deberá hacer un control exhaustivo del ritmo de aprendizaje de los estudiantes. Para ello, es recomendable hacer un seguimiento de la participación del alumnado en las distintas actividades orientadas a la interacción social como los foros de debate o chats grupales en torno a una temática concreta.
Por otro lado, la formación online permite hacer un análisis en tiempo real del avance de cada alumno respecto a las actividades propuestas. Esto posibilita al docente estar al día de su progreso e interpelar de manera individual al estudiante cuando no complete a tiempo las tareas.

Gestión de la interacción en la comunidad

Una parte sustancial del rol del docente online es la de promover relaciones de confianza y compromiso entre los propios estudiantes mediante las herramientas de comunicación a su disposición. De igual modo, será el encargado de monitorizar y dinamizar los espacios destinados al intercambio de conocimiento como son los foros de debate o las videoclases en directo.
Igualmente, tal y como ocurre de forma presencial, en un entorno online pueden surgir conflictos en los grupos de trabajo cuya gestión también formará parte de las competencias del profesor.

Evaluación del aprendizaje

El proceso de evaluación online debe comenzar con informar al alumnado de los criterios que se tendrán en cuenta a la hora de valorar su aprendizaje. En un entorno virtual es aconsejable optar por una evaluación continua en la que se utilicen diferentes tipos de pruebas para que la nota final represente fielmente los resultados del aprendizaje.
En cuanto a las formas de evaluación, estas pueden ser muy diversas. Desde los tradicionales exámenes orales a través de videoconferencia, hasta el desarrollo de trabajos para ser presentados a posteriori por los alumnos a viva voz. Igualmente, existe la posibilidad de realizar exámenes tipo test con tiempo de respuesta limitado o ante una cámara.

Un aprendizaje dirigido en todo momento

En el caso de Implika, son ya once años los que llevamos implementando una formación con un alto componente digital que incluye contenidos innovadores y atractivos para responder a los diferentes estilos de aprendizaje y, sobre todo, a las distintas generaciones de estudiantes, incorporando las nuevas tendencias en aprendizaje en línea.

Somos conscientes de la necesidad de contar con profesores expertos en activo del sector digital para diseñar, orientar, dinamizar y evaluar el trabajo del estudiante durante todo el proceso educativo a través de un aprendizaje dirigido. De esta forma, el alumno nunca está solo frente al ordenador.

Igualmente, junto a las competencias más técnicas, el alumno también ejercita otros valores como la autodisciplina, la capacidad organizativa, la gestión del tiempo, o la responsabilidad colaborativa. Todo ello para crear un background muy similar a los entornos reales de trabajo y comunicación en red.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Ventajas de una educación semipresencial en las escuelas

La ya anunciada transformación digital tiene un impacto global en el avance de la sociedad que abarca todos los ámbitos que la sustentan, especialmente el de la educación. Esta preferencia por lo tecnológico que hemos experimentado en los últimos meses con el auge de la formación online plantea tres cuestiones clave en torno al proceso educativo:

  • ¿dónde ha de situarse el foco, en el alumno o en el docente?
  • ¿deberíamos trasladar la mayor parte de las actividades educativas a un entorno online y asíncrono y potenciar de manera presencial otro tipo de dinámicas más grupales que conduzcan a la reflexión e interiorización de conceptos?
  • ¿es el docente o el propio alumno el que debe marcar su propio ritmo de estudio en base a sus capacidades y necesidades?

En base a estas preguntas, todo apunta a que, en el ámbito de la educación superior la tendencia sea la de apostar por modelos semipresenciales dado su alto enfoque centrado en el alumno, la optimización del tiempo que pasa en el aula y la adecuación a su ritmo de aprendizaje.

Cualquiera que sea la acepción que escojamos, educación híbrida, mixta o semipresencial, el modelo está claro. Hablamos de una metodología que combina aspectos de la formación presencial con el componente digital de la formación online.

Veamos a continuación su nivel de adecuación en las distintas etapas educativas, así como los rasgos más característicos que la definen.

Nivel de adecuación del modelo híbrido en cada etapa

Cada nivel educativo se caracteriza por sus particularidades concretas en cuanto al perfil de los estudiantes basándose en las capacidades propias de la edad o en lo que respecta a su desarrollo cognitivo.

En este sentido, parece claro que en las primeras etapas de la formación escolar la presencialidad es un imperativo ya que los aprendizajes se producen a partir de experiencias más sociales y requieren de una relación muy cercana y constante entre alumno y profesor. Sin embargo, en etapas superiores es totalmente viable llevar a cabo un modelo mixto. ¿De qué manera? Priorizando la digitalización en aquellas tareas que se pueden llevar a cabo de forma autónoma o en colaboración en línea, y manteniendo la presencialidad en aquellas actividades que precisen más experimentación o contacto social.

De ahí la importancia de entender que lo realmente trascendente es adaptar el modelo pedagógico a cada circunstancia. ¿El objetivo?  Dibujar una educación que aproveche al máximo el potencial de cada alumno y responda a las diferentes necesidades individuales para transmitir el conocimiento.

Rasgos de un modelo educativo híbrido

En el caso de Implika, son ya once años los que llevamos implementando este modelo híbrido presencial-online entre nuestra comunidad de alumnos. Tras analizar exhaustivamente las particularidades aquellos que querían formarse, llegamos a la conclusión de que una metodología mixta era la opción más pragmática y eficiente para responder a las exigencias de un perfil de alumnado que demandaba una mayor autonomía en su aprendizaje.

Siendo así, desarrollamos una metodología basada en los siguientes aspectos.

Combinación de docencia telemática y presencial según el tipo de actividad

En un modelo mixto, la interacción entre el profesor y el alumno no necesita ser forzosamente síncrona, sino que el docente puede grabar la clase en formato virtual y mandarla al alumno. El estudiante la verá cuando esté realmente interesado y podrá interactuar con el contenido incidiendo en aquello que le interese más, a su antojo y sin interferir en el aprendizaje de sus compañeros. Esto es algo que una clase magistral tradicional no permite. Por otro lado, y como he mencionado anteriormente, el espacio físico puede ser la opción más idónea para llevar a cabo un aprendizaje basado en las dinámicas grupales y la reflexión conjunta y experiencial.

Soporte multicanal para favorecer la relación docente-alumno

El alumno tiene a su disposición un equipo docente disponible en horario lectivo para la resolución de dudas individuales, tanto por vía telemática como de manera presencial. La atención personal a través de ambos canales permite adaptar el tiempo de consulta a cuestiones que realmente preocupan al alumno, favorece la conexión estudiante-profesor y posibilita al docente la oportunidad de adaptar la respuesta al nivel académico del estudiante, acortando el proceso de comprensión.

El alumno es el protagonista de su proceso de aprendizaje

Por medio de esta metodología combinada, se pone en valor el rol del estudiante que adquiere un papel totalmente consciente y activo durante su proceso de formación, suprimiendo las horas presenciales en el aula en las que el alumno tiene un papel exclusivamente pasivo de escucha y simple memorización. Esto se traduce en un incremento de la motivación del estudiante al tomar un papel principal en el aprendizaje, aumento de la atención y una mejor fijación de los conceptos. Igualmente, este modelo propicia más la retención del conocimiento a medio y largo plazo, al poner el foco en la comprensión más que en la mera memorización.

Desarrollo de competencias blandas para el entorno laboral

En una educación semipresencial el alumno adquiere competencias valiosas inherentes a la formación en línea: la autodisciplina, la capacidad organizativa, el trabajo colaborativo y por supuesto, las competencias digitales. Todo ello eleva el potencial de empleabilidad del alumnado y le confiere técnicas y hábitos de estudio que apoyarán su reciclaje profesional. Y estas competencias, son para siempre.

Por qué apostar por una educación semipresencial

En cuanto a la extensión de este modelo, universidades como la de Harvard ya han optado por implantar elementos de aprendizaje híbrido en su oferta formativa. Esta decisión ha sido fruto del deseo de docentes como Eric Mazur, experto en innovación educativa y catedrático de Física Aplicada, por probar este modelo como una alternativa a las clases presenciales tradicionales que históricamente habían demostrado ser poco efectivas. El Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT) y el Imperial College de Londres, que ocupan la quinta y octava posición en los rankings mundiales, también han adoptado el modelo híbrido en muchas de sus formaciones.

Por otro lado, y para aquellos a quienes les guste medirlo cuantitativamente, investigadores de la Universidad West Chester de Pensilvania realizaron un experimento con 150 estudiantes con el objetivo de valorar la eficiencia de una educación semipresencial. Dividieron a los alumnos en dos grupos (unos recibieron instrucción híbrida y el resto presencial) y evaluaron sus resultados tanto académicos como de percepción.

El estudio concluyó lo siguiente:

  • El 64% de los estudiantes se sintió más implicado con los contenidos del curso en la modalidad híbrida.
  • El 90% destacó la comodidad del modelo híbrido y un 88% del grupo incidió de manera positiva en la adaptabilidad que permitía de esta metodología.
  • El 65% consideró que las actividades combinadas fortalecieron el sentimiento de comunidad con el grupo a través de una mayor interacción con los compañeros.
  • El grupo de aprendizaje semipresencial obtuvo una puntuación superior de media en 3 puntos en comparación al grupo presencial.

En definitiva, la virtualidad de este modelo, en conjunción con el aprovechamiento de la presencialidad que lo complementa, brinda al alumnado la posibilidad de recibir una educación personalizada en base a sus necesidades e intereses y, en consecuencia, tiende a reducir el fracaso y la tasa de abandono escolar.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Cómo abordar la evaluación online en la nueva escuela

La extensión de la docencia online provocada por la expansión del coronavirus ha marcado un nuevo escenario de aprendizaje para toda la comunidad académica. Y, por ende, esta modalidad se ha trasladado también a la evaluación.

Más de 8.200.000 estudiantes no universitarios culminarán durante las próximas semanas un final de curso académico totalmente imprevisto. Y de forma paralela, también lo harán alrededor de 1.600.000 universitarios a través de una evaluación preferentemente digital.

Muchos han sido los planteamientos sobre cómo deben desarrollarse ahora los exámenes y pruebas y cuáles son las medidas de seguridad que se deben adoptar. En este sentido, la Universidad de Oviedo ha sido la primera institución académica en ‘estrenarse’ el pasado 13 de mayo en la evaluación final telemática. Durante tres días se llevaron a cabo un total de 667 pruebas para 17.426 alumnos con una tasa de incidencias del 1%, a penas reseñable.

La Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, por su parte, ha publicado la «Guía de recomendaciones generales y preguntas frecuentes sobre evaluación online». Este documento arroja cierta luz sobre los procesos de evaluación a distancia y aconseja una evaluación online continua en la que se utilicen diferentes tipos de pruebas para que la nota final represente fielmente los resultados del aprendizaje.

Con respecto a los centros de Educación Secundaria y FP, algunos docentes han optado mantener los exámenes orales a través de videoconferencia. Otros, en cambio,  han mandado desarrollar trabajos para ser presentados a posteriori por los alumnos a viva voz y los hay que han recurrido a realizar pruebas mediante plataformas como Google Forms. En este último caso, se trata de cuestionarios con tiempo de respuesta limitado o exámenes tipo test ante una cámara.

En definitiva, todos aquellos centros e instituciones educativas presenciales han tratado de buscar certezas a la hora de evaluar en tiempos de incertidumbre.

La digitalización de la evaluación, ‘a examen’

Las pruebas de evaluación en remoto han impulsado la búsqueda y puesta en marcha de nuevas fórmulas basadas en la tecnología para garantizar la integridad de todo el proceso y a su vez, aprovechar los medios a disposición de los estudiantes.

Para verificar el correcto desarrollo de los exámenes, las instituciones educativas disponen de todo tipo de programas encargados de velar porque todo el proceso se lleve a cabo con regularidad. En cuanto a sus funcionalidades, estas van desde la simple prevención del plagio hasta la toma del control del ordenador del estudiante que se examina para evitar la consulta de otras páginas durante los exámenes.

Para ello, el proctoring es uno de los sistemas más extendidos en centros de todo el mundo a la hora de monitorizar y descubrir todo tipo de infracciones durante las pruebas evaluativas. Esta herramienta emplea las cámaras del ordenador o del móvil, e incluso la visualización del escritorio del alumno, para controlar la actividad del estudiante durante el examen.

No obstante, para poder emplear esta plataforma es necesario contar con el consentimiento expreso del alumno o alumna, de acuerdo con la Ley de Protección de Datos. Y en caso de no aceptarlo, el centro debe proponer una alternativa al estudiante que sea equivalente en términos de duración y dificultad. Por este motivo y en ausencia de una regulación clara al respecto, aún son pocos los centros en los que el proctoring está implantado (la Unir lo probará en las próximas semanas y la UOC lo empleó en el pasado). Sin embargo, todo parece apuntar a que este sistema marcará el camino a seguir en términos de evaluación online, en cuanto haya una legislación definida.

Criterios de evaluación a distancia

Ahora bien, a la hora de fijar los criterios más acertados para acometer la evaluación online del alumnado, se deben priorizar estos tres objetivos básicos:

  1. Ningún estudiante puede ni debe perder este curso por razones vinculadas a la pandemia.
  2. Debemos garantizar una enseñanza de calidad para todos los estudiantes.
  3. Debemos seguir atendiendo las necesidades específicas de cada alumno/a en pro de su rendimiento.

En este sentido, el Consejo Interuniversitario de Cataluña ha elaborado un documento en el que sienta las bases necesarias para dar respuesta a cada uno de estos objetivos. Bajo el título, Evaluación Universitaria no presencial, el informe plantea algunas propuestas prácticas de evaluación online que funcionan (como las que he comentado en el punto anterior) así como criterios para decantarse por un sistema u otro.

Con relación a estos criterios, resumo los tres puntos más significativos que recoge el documento:

  • Formación en streaming para el intercambio de dudas

A pesar de que las lecciones magistrales en directo a través de videoconferencia son altamente provechosas, se debe priorizar esta sincronía con el profesor para la resolución de dudas e impresiones sobre los contenidos, donde la interacción será mucho mayor.

  • Tomar conciencia del aprendizaje propio

Una de las principales características que solemos destacar del aprendizaje online es la importancia del papel activo del alumno en su proceso formativo. En este sentido, factores como la motivación, la autonomía y la constancia son fundamentales a la hora de conseguir resultados óptimos. Pero siempre acompañados por la labor de estimulación del equipo docente.

  • Un aprendizaje inclusivo y que apueste por la diversidad

Es imperativo contemplar con detenimiento aquellas situaciones en las que no sea posible aplicar las prácticas generales. Un ejemplo de ello lo estamos viendo ahora: la brecha digital que sufren algunos hogares de nuestro país ha hecho mella en la educación al dejar a miles de alumnos sin acceso a la formación por falta de recursos tecnológicos. En casos como estos, será necesario aportar soluciones particulares que velen por que las estrategias planteadas sean lo más inclusivas posible.

Retos para la nueva escuela de septiembre

Ante un contexto en el que siempre ha imperado un formato educativo tradicionalmente presencial, los distintos Departamentos de Educación de las diferentes Comunidades Autónomas, junto con el Ministerio de Educación y Formación Profesional deben centrar sus esfuerzos en abordar este nuevo paradigma. Para ello, deberán apoyarse en aquellos casos de éxito como los que he expuesto al inicio del artículo con el fin de cambiar los métodos pedagógicos de enseñanza tradicionales.

¿Cómo? A través de la creación de espacios reales de educación online en los que los alumnos sean los responsables principales de su formación y acompañados de un profesorado competente, altamente motivador y diestro en habilidades digitales educativas.

Pero cuidado. No se trata solo de hacer uso de las herramientas tecnológicas más innovadoras que encuentren a su alcance. Hablamos más de un cambio en las metodologías de aprendizaje basado en valores y capacidades, y, sobre todo, en las maneras de evaluar. Recordemos, la evaluación en sí no es ni debe ser la finalidad del aprendizaje, sino una de las muchas estrategias para garantizar la asimilación del conocimiento.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

¿Cómo afecta la brecha digital a la educación?

No deja de parecerme insólito que, después de varias décadas advirtiendo de la necesidad de innovar el sistema educativo y adaptarlo a las necesidades de una sociedad cada vez más digital, el cambio a una formación 100% online se ha instaurado literalmente en todo el país de un día para otro debido a la pandemia.

De la noche a la mañana, se ha erigido toda una estructura formativa a distancia en torno a decenas de plataformas educativas virtuales como única alternativa para acabar el curso académico. No obstante, aquellos alumnos y alumnas que no disponen en sus hogares de los dispositivos necesarios e incluso de una conexión a internet para seguir el aprendizaje online, quedan totalmente desplazados. Hablamos pues de una brecha digital que ya estaba presente, pero que se ha hecho aún más tangible ante esta situación de aislamiento social.

Veamos algunos de los datos que dibujan el escenario actual de la brecha digital, según el último informe proporcionado por el INE:

  • Las comunidades autónomas con mayor índice de brecha digital son Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia.
  • En contraposición, Madrid, Navarra, Baleares y el País Vasco son las regiones donde la brecha digital es más reducida.
  • Los principales motivos asociados a la falta de acceso de los hogares a Internet son económicos (elevado coste del equipo y/o de conexión) y educativos (falta de conocimientos o habilidades digitales).

El acceso a la tecnología como elemento diferenciador

En vista de estos datos, mi primera consideración al respecto gira en torno a la naturaleza socioeconómica de la brecha digital. Más allá de las cuestiones que se están debatiendo estos días sobre si debemos o no adelantar materia o las consecuencias de un posible aprobado general, es más apremiante que la Administración dote de recursos tecnológicos al alumnado que no dispone de ellos. La premisa debe ser la siguiente: evitar que la brecha digital se convierta en una barrera educativa que nos conduzca irremediablemente a una sociedad aún más distanciada.

Para ello, desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional han tomado las siguientes medidas:

  • Han repartido entre todas las comunidades autónomas 20.000 líneas móviles y tarjetas SIM con 40 Gbs mensuales destinadas a los estudiantes con mayores dificultades para acceder a medios tecnológicos.
  • Cada región distribuirá este material de forma autónoma entre los alumnos según los criterios que establezcan las Consejerías de Educación y, en su caso, Bienestar Social.

De forma complementaria, algunas comunidades se han visto obligadas a reforzar esta acción de carácter general con pequeñas medidas escalonadas:

  • En el caso de Andalucía, la Consejería ha repartido, aunque más de un mes después de decretarse el estado de alarma, un total de 5.600 tablets en concepto de préstamo entre alumnos de Bachillerato y Formación Profesional de entornos más desfavorecidos.
  • El Gobierno gallego también ha distribuido un millar de portátiles con conexión a internet entre familias y alumnos con menos recursos.
  • La Consejería de Educación y Empleo de Extremadura repartirá más de 930 tablets para aquellos que no dispongan de recursos tecnológicos para seguir de forma telématica su formación.

La falta de capacitación digital de la sociedad

En cuanto a la naturaleza formativa de esta brecha, este es otro de los principales motivos que comentábamos anteriormente. Y es que esta situación de diferenciación se agrava más en los hogares donde no hay un conocimiento ligado a la utilización de estas herramientas digitales.

En el caso de España, y según los últimos datos de Eurostat, solo el 53% de los ciudadanos cuenta con habilidades digitales básicas tales como: navegar, buscar y filtrar datos, compartir información a través de las tecnologías adecuadas, utilización de las redes sociales…

Con estos datos presentes, urge implementar las siguientes medidas:

  • Los centros e instituciones educativas son las únicas fuentes donde poder adquirir esos conocimientos. Esto supone un reto y, al mismo tiempo, la hoja de ruta a seguir por parte de todos los agentes involucrados en el proceso a la hora de reenfocar los programas formativos a la adquisición de competencias digitales.
  • De forma paralela, los gobiernos deben introducir esta prioridad en sus agendas, en concordancia con el ritmo marcado por las necesidades formativas digitales de la población.
  • El Estado debe proporcionar incentivos que impulsen la relación de los ciudadanos con las instituciones a través de Internet. Además, este tipo de acciones implican un importante ahorro de recursos derivado de las interacciones telemáticas.
  • Se debe fomentar el reskilling de la población activa en el ámbito digital para aquellos profesionales que actualmente desarrollan tareas en riesgo de automatización o desempleados que necesitan reorientar su carrera profesional.

En resumen, la formación en competencias digitales, más allá del contexto actual de emergencia provocado por el COVID-19, es aún una asignatura pendiente en la educación de un gran porcentaje de la población española y una labor ineludible para la superación de la brecha digital.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

¿Hacia dónde apuntará el mercado laboral tras la crisis?

Sumergidos en plena crisis social y económica, aún no estamos en condiciones de atisbar con certeza los posibles escenarios de futuro. Sin embargo, podemos lanzar algunas conjeturas sobre cómo los efectos de esta pandemia van a impulsar algunas de las corrientes que ya vislumbrábamos.

En este momento hay dos cuestiones que considero enormemente destacables y altamente definitorias:

  • Por un lado, se ha demostrado que el progreso de la humanidad está en gran medida en manos de la ciencia. De hecho, una de las principales lecciones que podemos concluir de esta crisis es la importancia de la educación científica y la fe que tenemos en la ciencia y en sus expertos. Ellos han asumido el liderazgo intelectual e incluso la clase política se refugia en ellos en estos momentos, entendiendo que para el resto del conjunto de la sociedad son la voz que ofrece credibilidad y fiabilidad. Y esta confianza debería servir para consolidar el papel trascendental de la investigación y el desarrollo científico-tecnológico de cualquier sociedad futura.
  • Por otro lado, creo que la capacidad de adaptación de la sociedad ahora es más firme que nunca. Un ejemplo de ello lo hemos visto con la asombrosa facilidad con la que millones de empresas en todo el mundo han adecuado sus metodologías de trabajo ante la pandemia. De la noche a la mañana, han apostado por el teletrabajo y, por consiguiente, han podido continuar su actividad durante el periodo de aislamiento protegiendo la salud de sus trabajadores.

Un escenario laboral que impulsará la digitalización

Ahora bien, ¿qué ocurrirá con el mercado laboral una vez que esto termine? Los expertos coinciden al prever, y ya lo he comentado en artículos anteriores, un marcado fortalecimiento del universo digital. Así lo apunta el historiador israelí Yuval Noah Harari, uno de los grandes pensadores destacados del siglo XXI.

Recientemente vaticinaba en una entrevista como el ámbito de la educación experimentará un cambio notable ya que la educación on-line se ha convertido en una herramienta imprescindible para que millones de estudiantes de todos los niveles académicos puedan acabar el curso. En un entorno digital con acceso ilimitado a la información, el tradicional método de aprendizaje basado en la memorización pierde importancia en aras de la implantación de otros modelos de estudio más autónomos y eficaces.

Este enfoque coincide con la visión propia de Implika, en la que intentamos dar respuesta a la realidad plural de una sociedad en la que la formación ya no responde a un criterio de edad y metodología concretos. En consonancia, nuestro modelo de aprendizaje atiende a todo tipo de perfiles que quieren adquirir nuevos conocimientos a través de un papel totalmente activo. Como consecuencia, se necesitarán perfiles diestros en otros formatos alejados de los tradicionales, que sean capaces aprovechar las últimas tecnologías de vanguardia para impartir conocimientos.

El camino hacia la automatización

De forma paralela, algo similar ocurrirá en el sector industrial. De hecho, en las últimas semanas ya ha empezado a fraguarse. Muchos fabricantes podrían atravesar un proceso de rápida automatización y lo que en condiciones normales podría haber requerido una inversión de tiempo de cinco o diez años, la crisis lo ha impulsado en cuestión de semanas. Tal y como señala Harari, esta aceleración “forzosa” traerá consigo la pujanza de ciertos perfiles tecnológicos capaces de diseñar este nuevo escenario y modelos productivos en detrimento de otros perfiles más prescindibles.

En este sentido, sí antes ya existía, ahora habrá una demanda más acuciada de especialistas en robótica y ciberseguridad así como programadores, expertos en marketing digital… En definitiva, todos aquellos profesionales cualificados en las diferentes áreas del mundo digital. Y en este contexto, lógicamente saldrán fortalecidas aquellas actividades relacionadas con el big data, el comercio electrónico, la realidad virtual y la inteligencia artificial, entre otras. De hecho, ahora más que nunca será preciso contar con los mejores analistas de datos de carácter sanitario para estudiar las causas y consecuencias de esta pandemia y contribuir en su investigación.

Nuevas formaciones para dar respuesta a la digitalización

En esta misma línea de actuación caracterizada por un alto componente digital, recientemente se ha aprobado la creación de tres nuevos títulos de Formación Profesional:

  • Ciberseguridad en las tecnologías de la operación y de la información
  • Digitalización del mantenimiento industrial
  • Fabricación inteligente

En este sentido, lo que parece claro es que el presente ya es digital. Pero quizás, los procesos de digitalización en las empresas, así como la adecuación del sistema educativo con un futuro mercado laboral ya no tan lejano, no se han acometido con el ritmo y el grado de implantación necesarios. Esto supone un reto y, al mismo tiempo, la hoja de ruta a seguir por parte de todos los centros e instituciones educativas como las únicas fuentes donde poder adquirir esos conocimientos.

Por este motivo, ahora es el momento de redoblar el esfuerzo. El momento propicio para identificar las necesidades formativas en los diferentes sectores en consonancia con el ritmo marcado por Agenda Digital, y elaborar los programas formativos para poder atenderlas. Y aún más. Una nueva oportunidad para que los gobiernos, como el nuestro, introduzcan esta prioridad en sus agendas ahora mismo relegada a segundo plano.

by Zigor Maritxalar Zigor Maritxalar No hay comentarios

Ahora más que nunca, ‘Learning by doing’

Tras varios años defendiendo esta filosofía, hoy más que nunca, defiendo su trascendencia. Es cierto que nos encontramos ante unas circunstancias excepcionales de tal envergadura que suponen todo un desafío para el conjunto de la sociedad. Pero precisamente una sociedad como la nuestra es capaz, no solo de sobreponerse a una crisis, sino además, de aprender y hacer de ella una oportunidad para responder y superar con éxito futuras adversidades. De éste u otro ámbito.

Ahora, la gran pregunta es: ¿cómo se gestiona dicho aprendizaje? Como os decía, esta perspectiva de ‘learning by doing’, el aprendizaje fruto de la acción, nos aportará el integrar habilidades que puedan llevarse a cabo de manera inconsciente.

Una oportunidad de aprendizaje inédita

En el plano educativo, el confinamiento al que el coronavirus ha sometido a casi 10 millones de estudiantes, empieza a concebirse, una vez asumidos los evidentes trastornos a los que ha sometido a la comunidad estudiantil, como una oportunidad. La oportunidad de inculcar a los alumnos un aprendizaje más activo al que están acostumbrados, que les impulse a salir de su zona de confort. Pero este método de aprendizaje también se traduce en una responsabilidad compartida por parte de todos los implicados en el proceso:

  • Por un lado, los propios centros educativos y escuelas tienen la obligación de adaptarse a las circunstancias actuales y demostrar que están a la altura. Son los tiempos que corren. Tiempos que exigen una digitalización, tanto tecnológica como de su personal. Provocando una mayor brecha entre aquellos que supieron interpretar el futuro y quienes se negaban a las evidencias. Sin duda, habrá quien habrá puesto en riesgo su devenir por falta de visión.
  • Por otro, los estudiantes tendrán que hacerse con los recursos necesarios y acondicionar sus hábitos de estudio. Debido a la situación provocada por el confinamiento y la falta de presencialidad que conlleva, habrán de mejorar su capacidad de gestión del tiempo, disciplina y autonomía. La clave para no perder el rumbo y finalizar con éxito el año académico pasará por conocer con detalle el itinerario formativo en su conjunto, tener un sistema sólido enfocado a la planificación diaria y contar con una comunidad digital de profesores y compañeros, entre otros aspectos.

Una aceleración forzosa hacia el futuro

Lo mismo ha ocurrido en un sinfín de sectores que aglutina el tejido empresarial de nuestro país. Ante un escenario complicado, muchos han tenido que reformular su negocio y reorientarlo.

Diría que no se trata de un cambio de paradigma, como muchos aseguran en busca de titulares de impacto. Sino de una aceleración, forzada fruto de la coyuntura, de elementos y procesos productivos de los que el mundo de hoy no había dejado de dar señales de imperiosa necesidad. Siendo, justamente ahora, cuando mayor evidencia ha cobrado al vernos obligados ha modificar radicalmente nuestro modo de vida y rutinas. Como si de un gran ensayo innovador se tratara.

Pues no se trata de realizar invenciones de última hora. En gran medida, esta transformación ha sido posible gracias a la potenciación de los medios tecnológicos y formas de trabajo altamente digitales con los que ya contábamos.

Una sociedad con voluntad de cambio

Pero no por todo esto somos ahora una sociedad distinta, ni tampoco nuestros valores han cambiado. Simplemente, hemos demostrado que somos capaces de adaptarnos a las exigencias del momento y lo estamos superando con éxito aprendiendo de la experiencia del día a día. Niñas y niños, adultos e incluso nuestros mayores.

A través del ensayo y error, lo que un departamento de innovación hubiera tardado décadas en desarrollar, ahora se ha logrado en apenas unas semanas. Empresas y profesionales han demostrado que esta doctrina, ‘learning by doing’, es eficaz y que ofrece garantías. Más aún cuando circunstancias tan excepcionales como las actuales así lo exigen.

Un ejemplo de ello son todas aquellas empresas e instituciones, de distintas áreas, que han comenzado a diseñar y producir aquello que sea necesario para frenar la propagación del coronavirus, pese a no estar especializadas en ello. Desde fabricantes de piezas para coches que ahora elaboran respiradores artificiales mediante impresión 3D, hasta la industria textil que cambia las prendas de temporada por batas y mascarillas.

¿Cómo, si no, pasamos de las meras intenciones a los hechos? Pues nada de esto sería posible sin la voluntad. La pujanza de todas estas personas que cuentan con el coraje e iniciativa imprescindible para pasar a la acción.

Top